Volver a Artículos

65,6 millones de personas obligadas a huir de casa

Retrato de un refugiado saharaui. Foto de Naciones Unidas.
Retrato de un refugiado saharaui. Foto de Naciones Unidas.

AMPARO MONTEJANO – 20 de junio de 2017.


A finales de 2016 había 65,6 millones de personas en el mundo desplazadas forzosamente de sus hogares a causa de la persecución, los conflictos, la violencia o las violaciones de los derechos humanos.


Así lo afirma el nuevo informe de Tendencias Globales presentado ayer por ACNUR sobre la situación del desplazamiento en el mundo.

Esto representa un aumento de 300.000 personas respecto al año anterior y sitúa las cifras de población desplazada forzosamente en su máximo histórico.


“Las cifras de población desplazada alcanzan su máximo histórico”


El informe de ACNUR detalla que de estos 65,5 millones 22,5 se encuentran en situación de refugiados, 40,3 son desplazados internos y 2,8 solicitantes de asilo.

Más de la mitad de los refugiados, además, son menores de 18 años.


Analizando la situación geográficamente, Siria sigue siendo el país que tiene más personas desplazadas con 12 millones (casi dos tercios de su población) y 5,5 millones en situación de refugiados.


Los refugiados que huyen de la guerra de Siria cruzan el Mediterráneo en lanchas hinchables con la esperanza de llegar a Europa.
Los refugiados que huyen de la guerra de Siria cruzan el Mediterráneo en lanchas hinchables con la esperanza de llegar a Europa.

En 2016, sin embargo, el principal factor de incremento de la cantidad de refugiados fue Sudán del Sur, donde la desastrosa ruptura de los esfuerzos por la paz en julio de ese año contribuyó a la salida de 739.900 personas hasta finales de diciembre de 2016 (actualmente ya hay 1,87 millones).


"La guerra civil de Sudán de Sur es uno de los conflictos que más refugiados ha propiciado durante el 2016"


En la presentación del informe, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, valoraba las cifras muy negativamente:

“Desde cualquier punto de vista, esta cifra es inaceptable, y plantea con más fuerza que nunca la necesidad de mayor solidaridad y un propósito común para prevenir y resolver las crisis y para garantizar entre todos que los refugiados, desplazados internos y solicitantes de asilo del mundo reciben protección y atención adecuadas, al tiempo que se buscan soluciones”, ha declarado.

Y es que uno de los datos más preocupantes del informe es que 10,3 millones de personas se convirtieron en 2016 en nuevos desplazados, lo que hace evidente que no solo no se están aplicando las políticas correctas para tratar de paliar la situación, sino que además la tendencia es ascendente.



Volver a Artículos