Volver a Artículos

“A veces no hace falta ver 4 metros adelante, sino tener sensibilidad visual”

Alba Mir en la Rambla del Poblenou, Barcelona. (Foto: Amparo Montejano)
Alba Mir en la Rambla del Poblenou, Barcelona. (Foto: Amparo Montejano)

AMPARO MONTEJANO – 2 de enero de 2016


La comida preferida de Alba Mir es el sushi, aunque lo que más echa de menos de sus meses en Argentina es el dulce de leche, país en el que vivió 6 meses y donde estudió portugués. Su pasión es viajar, y se confiesa una adicta a los estudios.

Una chica muy alegre de 25 años graduada en COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL que quiere que la traten con normalidad a pesar de tener solo un 5% de visión en un ojo y un 10% en el otro debido al albinismo. Ahora, con la ayuda de la Fundación Once, y a pesar de la tasa de paro juvenil de nuestro país que ronda el 50%, ha encontrado un empleo .

1. ¿Cuál es el grado de tu lesión en la vista?
Mi caso es despigmentación de retina, cosa que no se puede corregir con ninguna lente porque es cuestión de pigmento, como en la piel y en el pelo. Tengo una visión de un 5% en un ojo y un 10% en el otro debido al albinismo, y esto implica un 67% de discapacidad.

2. ¿Qué te ha ofrecido la Fundación Once?
Entrar en un programa de inserción laboral para personas con diferentes grados de visión. Te asignan un asesor que te pregunta qué has estudiado y lo que tienes ganas de hacer. Cuando les llegan ofertas interesantes postulan por ti a través de la fundación, que es una canal más directo que si lo haces de manera individual. A mí me consiguieron uno de recepcionista por las mañanas, que me permite hacer las prácticas de mi máster por las tardes.

El albinismo es un trastorno genético causado por mutaciones en los genes que produce una reducción o ausencia total del pigmento melánico de ojos, piel y pelo.

3. ¿A ti sola te hubiera costado más conseguir un empleo?
Creo que hubiera encontrado algo igualmente, porque me muevo, he estudiado y tengo inquietudes, pero que la Fundación agilizó las cosas, hace de trampolín. Una persona con ceguera puede ser muy beneficiosa para una empresa, pero en la sociedad todavía hay rechazo a quien tiene alguna discapacidad.

Una persona con ceguera puede ser muy beneficiosa para una empresa

4. ¿Cómo haces para moverte por el mundo con tu nivel de visión?
Es una pregunta que siempre me hacen y nunca sé responder porque mi vida ha sido siempre así y he desarrollado mis habilidades a partir de esta visión. La única limitación real que siento es no poder conducir. Tengo unas gafas tipo lupa para aumentar la letra cuando leo, y en clase para ver la pizarra usaba un telescopio pequeño, pero no creo que mi visión me limite tanto.

Tengo que agradecer que mis padres no me han sobreprotegido y desde pequeña me han dejado arriesgarme y me han hecho sentir que era capaz de hacer lo mismo que el resto. De hecho, yo estudié Comunicación Audiovisual, que es una cosa para la que tienes que usar tu vista, y a veces dudaba si no era una incongruencia. Pero no lo creo ya, porque mi sensibilidad será por otra vía. A veces no hace falta ver 4 metros adelante, sino tener una sensibilidad visual.

Estudié Comunicación Audiovisual, y a veces dudaba si no era una incongruencia

5. ¿Notas que tienes el resto de sentidos más desarrollados?
No sé si más desarrollados, pero sí les doy más importancia. Por ejemplo cuando has quedado con alguien y se acerca, tu le verás la cara, y yo me fijaré en su manera de andar, sus colores… cosas más intuitivas. Al no tener toda la vista prestas atención a otros sentidos y los aprovechas más.

6. ¿Cómo afecta el albinismo en tu día a día?
El albinismo es una falta de pigmentación genética de la que hay tres tipos: solo de piel, solo de visión o uno que engloba todo, que es el que tengo yo. Esto hace que me tenga que proteger mucho del sol con protección factor 50 en verano, llevar gafas de sol… pero vamos, como una persona muy clarita de piel. Así que para mí el hándicap mayor es la vista.

7. ¿La gente sabe lo que implica el albinismo?
No, la gente conoce lo más superficial, la piel y el pelo, pero el tema de la visión queda muy apartado. A mí la gente me dice “yo pensaba que veías bien”. Hay desconocimiento porque hay un porcentaje muy pequeño de población con albinismo en Europa. Pero es que si me preguntas, ni siquiera yo he conocido a tantos albinos en mi vida. He visto por la calle, porque te llama la atención, pero nunca he hablado con ninguno.

No he conocido a tantos albinos en mi vida. He visto por la calle, pero nunca he hablado con ninguno

8. ¿Cuál es el problema de la sociedad en el trato con personas con discapacidad?
Lo que le pasa a la gente, y también me incluyo yo, es que nunca sabes qué necesita el otro y cómo respetar su espacio. En mi caso, prefiero que la gente no se apiade de mi ni sienta lástima. Mi lucha permanente en la vida ha sido sentirme integrada. Y para mí es muy agradable que la gente no me trate distinto. Me gusta sentirme normal, y si tengo alguna dificultad, yo pediré ayuda.

Lo que sí se agradecen son iniciativas macro sociales como lo de la Fundación Once, porque cuando las empresas pueden contratar a una persona con discapacidad y a una sin, se van a quedar siempre con la que no tiene, con lo que este colectivo puede quedar marginado. Yo cuando acabe en este trabajo al menos ya tendré una experiencia laboral positiva que me facilitará el camino a otros empleos, porque a veces si vas solo con tu carta de presentación y tu discapacidad, te cierran las puertas.

Mi lucha permanente en la vida ha sido sentirme integrada

Volver a Artículos