Volver a Artículos

Azúcar: no es tan dulce como parece


REDACCIÓN – 17 de enero de 2017.


En 2015 saltaban las alarmas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un documento en el que daba sus recomendaciones sobre el consumo de azúcar con el objetivo de reducir el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries, factores directamente relacionados con el consumo abusivo de azúcar.

Según este informe, el azúcar debe constituir menos de un 10% de las calorías diarias ingeridas tanto por niños como por adultos, cifra que se dobla en la mayor parte de países de Europa Occidental.

También advertía sobre el peligro que supone que gran parte de este azúcar que se ingiere esté “oculto” en alimentos procesados que los consumidores no perciben como dulces. Las pizzas precocinadas, el tomate frito o el pan de molde son algunos ejemplos.


Una cucharada de ketchup: 4g de azúcar

Una lata de refresco: 40g de azúcar


A raíz de esta problemática han surgido campañas de concienciación que tratan de dar visibilidad a la cantidad de azúcar que contienen algunos alimentos procesados. sinAzucar.org, del fotógrafo Antonio R. Estrada, es una de ellas.

Se trata de un proyecto fotográfico que pretende visualizar el azúcar oculto de alimentos que consumimos habitualmente mostrándolos junto a la cantidad de azúcar que contienen en terrones.


Una pizza barbacoa individual contiene 17g de azúcar, lo que equivale a 4,2 terrones. Foto de sinAzucar.org.
Una pizza barbacoa individual contiene 17g de azúcar, lo que equivale a 4,2 terrones. Foto de SinAzúcar.org.

Puesto que la alarma ya ha calado a los consumidores, cada vez más marcas trabajan para ofrecer productos que contengan menos azúcar y, por tanto, sean menos perjudiciales para la salud.

PepsiCo, por ejemplo, se ha propuesto como objetivo para 2025 que dos tercios de las bebidas que fabrica tengan un máximo de 100 calorías procedentes de azúcares añadidos por cada 33 centilitros.


"Cada vez más marcas trabajan para ofrecer productos que contengan menos azúcar"


También a finales del año pasado, la multinacional Nestlé daba un paso adelante en esta línea anunciando que habían estado trabajando en un plan para reducir el azúcar y la sal de sus productos con el objetivo de hacerlos más saludables. Según informaron han logrado una fórmula para reducir el azúcar de sus productos hasta en un 40%.


El Kit Kat es uno de los productos que a partir de 2018 podría contener un 40% menos de azúcar.
El Kit Kat es uno de los productos que a partir de 2018 podría contener un 40% menos de azúcar.

Se trata de una técnica que consiste en alterar la estructura del azúcar de manera que lo hace más dulce en cantidades más pequeñas, y que, según la compañía, se empezará a aplicar en sus productos a partir de 2018.

Un difícil pero necesario reto para el sector alimentario que está marcando las tendencias de innovación de los últimos años, y muy probablemente, marcará las del futuro.



Artículo relacionado con Tomando Conciencia Schools.


Volver a Artículos