Volver a Artículos

Barcelona propone que los coches contaminantes paguen más en las zonas azul y verde

Los “parquímetros inteligentes” de Barcelona estarían conectados a la base de datos de la DGT.
Los “parquímetros inteligentes” de Barcelona estarían conectados a la base de datos de la DGT.

AMPARO MONTEJANO – 21 de octubre de 2016.


La Dirección General de Tráfico (DGT) está enviando etiquetas adhesivas a los coches menos contaminantes para que los ayuntamientos puedan establecer medidas que incentiven los vehículos “limpios”. El de Barcelona, por su parte, ya tiene propuesta.


En total se repartirán etiquetas a los titulares de 16 millones de vehículos clasificados como Cero, Eco, C y B. El envío de las etiquetas para coches eléctricos empezó en el mes de marzo; los híbridos las recibieron en junio, y ahora está siendo el turno de los turismos de gasolina matriculados a partir del 2000 y diésel a partir del 2006, que representan las categorías B y C.


El plan de la DGT es continuar con la clasificación hasta tener etiquetados los 32 millones de vehículos de nuestro país.
El plan de la DGT es continuar con la clasificación hasta tener etiquetados los 32 millones de vehículos de nuestro país.

El Ayuntamiento de Barcelona ya ha planteado su propuesta práctica para que estas etiquetas cumplan con su objetivo.

En su propuesta de Ordenanzas Fiscales para 2017 plantea penalizar a los vehículos de no residentes menos respetuosos con el medio ambiente. Lo haría a través de las tarifas de estacionamiento en las zonas azul y verde, que serían más caras para los vehículos más grandes y más contaminantes.


"Barcelona plantea tarifas de estacionamiento más caras para los vehículos más grandes y contaminantes"


Para aplicar estas tarifas se utilizarían “parquímetros inteligentes” en los que se introduciría la matrícula para conocer los datos que la DGT tiene registrados sobre el vehículo.

También se establecería una nueva tasa para los autobuses turísticos que estacionen en Montjuïc, y se aumentaría el precio de los aparcamientos de la Sagrada Familia y el Park Güell.

Si logran ser aprobadas, estas medidas caminan en la linea de motivar a los conductores a adquirir los coches más respetuosos con el medio ambiente y lograr, poco a poco, reducir los niveles de gases tóxicos de la ciudad condal que es, en la actualidad, una de las más contaminadas de España.

Volver a Artículos