Volver a Artículos

El ‘skater’ que patina sin ver

Marcelo tiene 19 años y hace un año perdió la vista a causa de una enfermedad neurodegenerativa que afecta al nervio óptico. Foto: Javier Saavedra.
Marcelo tiene 19 años y hace un año perdió la vista a causa de una enfermedad neurodegenerativa que afecta al nervio óptico. Foto: Javier Saavedra.

AMPARO MONTEJANO – 16 de diciembre de 2016.


Marcelo Lusardi recuerda perfectamente la fecha en la que le dijeron lo que tenía porque era su cumpleaños: fue el 24 de noviembre de 2015 y, su diagnóstico, neuropatía óptica de léber. Meses antes había empezado a notar que no veía bien. Ahora ya no ve nada y necesita un bastón para ir por la calle.

Lo que nunca se hubiera imaginado Marcelo es que el skate, que antes era solo un hobby para él, se iba a convertir en la fuerza que le ayudara a aceptar esta nueva vida sin ver.



Tenías una vida normal: estudiabas, hacías skate y tocabas la guitarra y, de repente, notaste que empezabas a perder visión. ¿Cómo fue este proceso?
Al principio fue jodidísimo porque veía muy borroso y no sabía lo que me estaba pasando. Estuve mucho tiempo en la incertidumbre, sin saber si se me pasaría al otro ojo: desde junio, que empecé a notar que no veía, hasta noviembre, que se me pasó al otro y me dijeron ya lo que tenía.


¿Y cómo te animaste a volver a patinar?
Cuando perdí tanta visión que tuve que empezar a usar bastón me daba vergüenza salir a la calle. Sé que no es nada de lo que avergonzarse, pero da reparo, porque pasas de caminar normal a caminar con un palo en la mano.

Un día bajé a la plaza a ver a mis amigos skaters y les conté todo. Lloré y les expliqué que había empeorado. Fue muy emotivo, y ellos para animarme me alentaron a volver a patinar.


“Cuando empecé a usar bastón me daba vergüenza salir a la calle”


¿Cómo fue empezar a patinar sin ver?
Difícil. Fue como empezar de nuevo. Yo antes me movía sobre el skate por todas partes sin ningún problema. Ahora, si quiero cambiar de lugar tengo que centrarme, pensarlo mucho, saber cómo hacerlo. No puedo ir a lo loco.


Pero imagino que vas mejorando.
Y tanto. Al principio fue duro aprender a mantener el equilibrio pero me adapté rápido porque la verdad es que estaba todo el día patinando. De hecho, patino mejor ahora que antes. Tengo menos miedos.


Marcelo nació en Argentina, pero desde hace cinco años vive en Santiago de Compostela.
Marcelo nació en Argentina, pero desde los cinco años vive en Santiago de Compostela. Foto: Javier Saavedra.

¿Qué ha supuesto patinar en este proceso de adaptación a tu nueva vida?
Me ha ayudado mucho. Yo al principio estuve deprimido y no hacía casi nada y coger el skate de nuevo fue lo que me echó hacia arriba. Me ha ayudado a tener mucha más confianza en mi mismo e incluso a conocer mejor a la gente.


Y además de anímicamente, ¿te ayuda a moverte con más facilidad por la ciudad?
Sí, el skate es un deporte que hace bastante ruido. Cuando estoy patinando en una plaza me entero mucho de dónde viene la gente o hacia donde van. Fijarme todo el día en el ruido de los patines me hace estar más atento el resto del tiempo de manera natural.


"The Blind Rider" es el documental de Runa Studio dirigido y producido por Carlos Junquera sobre Marcelo.

En el documental todos decís que el skate crea un vínculo muy fuerte entre los que lo practicáis. ¿Por qué pasa esto?
No sé por qué pasa, pero pasa. Somos como una familia. Si haces skate, vayas donde vayas haces amigos. El patín te puede llevar a muchos lados: a dormir en casa de gente, a viajar por el mundo…


¿Has notado que se te hayan desarrollado más otros sentidos ahora que has perdido la vista?
Tampoco es eso que dicen de que escuches mucho mejor. De repente no tienes superpoderes. Es simplemente entrenamiento. Al no tener la vista te fijas más en los otros sentidos.


Además del skate, tocar la guitarra es la otra afición de Marcelo.
Además del skate, tocar la guitarra es la otra afición de Marcelo. Foto: Javier Saavedra.

¿Hay opciones de recuperación?
La mayoría de casos de Léber ven más que yo, y esos tienen más posibilidades porque hay un ensayo en proceso donde participan algunos de los laboratorios más importantes del mundo. Si funciona podría ayudar a recuperar la vista o algo de ella. Eso me dicen, pero no lo sé.


"Coger el skate de nuevo fue lo que me echó hacia arriba"


¿Qué retos te gustaría cumplir en el futuro?
Seguir patinando ya es un reto.


¿Crees que tu historia y el documental pueden ayudar a otras personas?
Sí y, de hecho, ya lo está haciendo. Me ha escrito gente diciéndome que por enfermedades como glaucoma o retinosis pigmentaria se están quedando ciegos. Me dicen que ver que yo puedo patinar sin ver les demuestra que se pueden hacer muchas cosas, y es verdad. La actitud es lo primordial.


Volver a Artículos