Volver a Artículos

Llega la primera prohibición de las cápsulas de café

Las cápsulas de café contienen una cantidad de producto de 6 gramos, y generan un residuo de 3.

La evidencia cada vez es más grande. Adiós a las bolsas de plástico que solo se pueden usar una vez, y adiós a utilizar tres cápsulas de café por persona cada día, o al menos, no en la ciudad de Hamburgo. Pequeños pasos para decir adiós a la contaminación innecesaria y frenar el avance de la extinción de los recursos.


Primero fue la prohibición de las bolsas de plástico de un solo uso. Desde principios del siglo XXI fueron muchos los países de los cinco continentes que se fueron sumando a esta medida para tratar de frenar el innegable aumento la contaminación.

El gobierno de Montreal ha sido el último en sumarse a la prohibición, y ha decretado que a partir de 2018 este tipo de bolsas también serán non gratas en su ciudad.

En Estados Unidos fue California el primer estado en establecer esta ley con la intención de reducir su consumo, y a principios de este año Francia y Senegal prohibían también la producción, importación, venta y distribución de las bolsas en todo su territorio.


Como decía uno de los protagonistas de American Beauty “Hay tantísima belleza en el mundo que siento que no lo aguanto”. No lo estropeemos con bolsas de plástico.


Debido a que se reparten de manera gratuita en la mayor parte de los establecimientos, cada año se consumen millones de bolsas en el mundo que contaminan los ecosistemas, y que, puesto que están hechas de derivados del petróleo, tardan más de medio siglo en degradarse.


En 2014 se consumieron en Francia 17.000 millones de bolsas de plástico de uso único


Otra medida en la misma dirección fue la tomada la pasada semana en Alemania, concretamente en la ciudad de Hamburgo: la prohibición de las cápsulas de café en las instituciones públicas.

Este tipo de envase que se ha popularizado en los últimos años contiene una dosis de café de 6 gramos, y genera un residuo de 3. Esto, sumado al hecho de que están elaboradas con una mezcla de aluminio y plástico que hace muy difícil su reciclaje, convierten las cápsulas en un elemento altamente preocupante, por mucho que le pese a la marca líder de ventas Nespresso.

La ciudad de Hamburgo due declarada «Capital Verde Europea 2011».

Además, las ventas de café en este pequeño formato no han dejado de crecer y en la actualidad con las cápsulas vendidas en el mundo en un año puestas en fila se podría dar la vuelta al mundo ¡hasta 11 veces!


Las cápsulas de café vendidas en un año puestas en fila dan la vuelta al mundo 11 veces


Con esta decisión de prohibir las cápsulas de café, la ciudad alemana se convierte en la primera del mundo en tomar conciencia y actuar para acabar con esta reciente manera de consumo tan perpetuada como insostenible.

Pequeños pasos que poco a poco contribuyen a avanzar y educar en el camino de la necesaria des-contaminación hacia ciudades más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. What else?

La distribuidora Café Ético España comercializa las cápsulas biodegradables de la marca suiza Ethical Coffee,  que ha tratado de dar una respuesta más sostenible este modo de consumo con cápsulas biodegradables.

Volver a Artículos