Volver a Artículos

La fuerza de la música para integrar y educar

Alumnos y profesores del programa DaLaNota. Foto: Ramón Senent.
Alumnos y profesores del programa DaLaNota. Foto: Ramón Senent.

DalaNota se define como programa musicosocial. Su método educativo se basa en dos principios básicos: que el enorme poder de la música como herramienta de transformación social tiene que ser aprovechado, y que todos los niños son capaces de tocar un instrumento si se les da la oportunidad.


DaLaNota atiende en Madrid a 45 niños y adolescentes de nacionalidades muy variadas. Niños que, de manera totalmente gratuita, reciben formación en diferentes prácticas musicales destacando la cultura propia de cada región.

Y es que con la nueva ley de educación (Lomce) la música ha dejado de ser una asignatura troncal para convertirse en optativa, y los creadores de este proyecto, Beatriz Pedro-Viejo, Aldara Velasco y Fernando Leria creen que el potencial educativo de la música es demasiado valioso para que quede relegado a un segundo plano.


“DaLaNota mezcla a niños de más de diez nacionalidades diferentes con el poder de la música”


La multiculturalidad es una de las características de nuestros barrios y la música es el lenguaje universal perfecto para integrar todas las culturas y, desde la igualdad, educar en la inclusión, la cooperación, el respeto y la riqueza de la variedad.


Dalanota niñas coro.

En cuanto los niños llegan al centro se les entrega un instrumento y se les enseña a utilizarlo para que desarrollen su creatividad y ejerciten su cerebro. Y aunque las primeras reacciones son de curiosidad, tras el avance de las clases observan como éstas se convierten en euforia e interés por aprender, además de sentirse orgullosos de pertenecer al programa.

Marga Gutiérrez, psicóloga de DaLaNota explica a Tomando Conciencia Magazine que cuando se priva al niño de la educación artística, se le priva de muchas cosas: de una vía natural de aprendizaje, experimentación y juego necesaria para su desarrollo socio-emocional; del placer de participar activamente en la cultura de su sociedad y de la posibilidad de desarrollar una vía de disfrute personal que le ayudará a lo largo de su vida a ser mejor persona y mejor ciudadano.


dalanota profesora de violín.

La mayoría de los instrumentos que utilizan los chicos han sido donados, y los profesores son voluntarios. Ayuda a que este proyecto siga cambiado la vida de muchos niños y jóvenes con una donación económica que no te supondrá nada, o entregando ese instrumento que tienes en casa y no utilizas.

Un gesto de apoyo para que esta valiente iniciativa siga haciendo a crecer a los niños a ritmo de respeto, inclusión e integración de todas las culturas.

Volver a Artículos