Volver a Artículos

Del agua a la vida

Del 25 al 30 de agosto, se celebra la Semana Mundial del Agua en el corazón de Estocolmo, en el Stockholm City Conference Centre. En esta quinta edición, se abordará el tema "Agua para la sociedad: incluidos todos".

Desde hace un tiempo, las palabras agua y escasez van cogidas de la mano. Los desafíos hídricos del planeta juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. Y de todo ello se reflexionará, precisamente, en este encuentro.

Hace unos meses, en el Día Mundial del Agua, se presentó el informe de las Naciones Unidas, No dejar a nadie atrás. La frase inicial no puede ser más contundente: el acceso al agua es un derecho humano y es vital para la dignidad de todas las personas. Sin embargo, en lugares como en África subsahariana, el 40% de la población no tiene acceso a ella.

Según el Informe, si continúa el ritmo actual de degradación del medio ambiente y explotación de recursos hídricos, el 45% del PIB global, el 52% de la población mundial y el 40% de la producción mundial de cereales estarán en riesgo para el 2050. No queda tanto para esa fecha, si lo pensamos. Por otra parte, se espera que la demanda global de agua continúe aumentando a un ritmo similar hasta 2050, hasta un aumento del 20 al 30% por encima del nivel actual de uso del agua (Burek et al., 2016)

En este sentido, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible designa una serie de retos para el acceso al agua y al saneamiento seguros, partiendo de dos firmes propósitos: no dejar a nadie atrás y llegar primero a los más necesitados. No se trata de ser pesimistas sino realistas y consecuentes con lo que hemos hecho. Es más, el propio informe concluye que todos los objetivos planteados se pueden alcanzar perfectamente siempre que haya una voluntad colectiva. Lo dijo Leonardo Da Vinci, “el agua es el vehículo de la naturaleza”. Y también, lo que nos une a la vida. ¿No merece la pena intentarlo?

Volver a Artículos