Volver a Artículos

De tradición a solidaridad: Cabalgata y Roscón de Reyes

Imagen del tradicional Roscón de Reyes relleno y con fruta escarchada.

Durante la noche del 5 de enero y a lo largo del día 6 se desarrollan una serie de tradiciones relacionadas con la llegada de los Reyes Magos a los hogares españoles. En las cabalgatas del día 5 sus majestades desfilan por las ciudades y pueblos y son recibidos con entusiasmo por los niños. Ya el día 6, después de abrir los regalos, se reponen fuerzas con el tradicional Roscón de Reyes, un dulce con cientos de años de historia y cuyas versiones son infinitas.

Lo mejor de estas tradiciones es que cada vez más son más las adaptaciones solidarias que se realizan y que recuerdan la importancia de ayudar a los más necesitados.

Es el caso de la cabalgata más antigua de España, la de la localidad de Alcoy en cuya edición 131 participan más de 1.500 personas para repartir personalmente regalos a todos los niños de la ciudad alicantina.

Cada vez más son más las adaptaciones solidarias de las tradiciones navideñas

El evento de este año incorpora dos novedades, por un lado la instalación de un “Campamento Real” a los pies de la Sierra de Mariola, donde los niños pueden ver las haimas en las que se alojan los reyes y los animales que participan en el desfile, y por otro, que los asistentes al campamento donarán un euro por persona para destinarlo a fines sociales a través de la asociación cultural Samarita, de la misma ciudad.

La localidad cordobesa de San Pelayo celebró una original cabalgata “al revés”, en la que el Rey Melchor recogió 200 kg de alimentos, juguetes y medicinas para la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui.

Por otro lado, la tradición del Roscón de Reyes como merienda el día 6 de enero también puede ir más allá de ser el último placer navideño para los más golosos.

En este caso, viajamos hasta Ciudad Real donde, desde hace 12 años ya, se reparte un trozo de roscón y un vaso de chocolate caliente a todos los vecinos que se acerquen a solicitarlo. ¿Y el precio? También un euro simbólico. Una pequeña aportación que, hecha por todos los vecinos de la ciudad, suman una recaudación importante que se destina a la parroquia de la ciudad que es la que se encarga de repartirlo entre los que más lo necesitan.

Esta tradición es posible gracias a la pastelería María Magdalena que elabora el roscón de manera gratuita y que ha hecho posible este año la repartición de 1.800 raciones, 300 más que el año pasado.

Son solo un par de ejemplos que nos hacen ver más allá de las tradiciones y recordar también a los que son menos afortunados. Porque la Navidad es también sacar nuestro lado más humano y solidario. Y puesto que es época de buenos propósitos, recordarlo ahora que empieza el año con acciones de este tipo es siempre una gran iniciativa.

Volver a Artículos