Volver a Artículos

El Día Mundial sin Coches: la esperanza de vivir en ciudades limpias

Barcelona y Madrid son las ciudades de nuestro país que más difícil tienen afrontar la jornada con éxito.
Barcelona y Madrid son las ciudades de nuestro país que más difícil tienen afrontar la jornada con éxito.

El 22 de septiembre es el Día Mundial sin Coches que, un año más, demuestra que es posible reducir el uso del automóvil en las grandes ciudades.


Ciudades de nuestro país y de toda Europa afrontan hoy el gran reto de superar con éxito el Día Mundial sin Coches. Una iniciativa que trata de potenciar el transporte público, la bicicleta o los desplazamientos a pie como métodos alternativos al coche; así como de concienciar a los ciudadanos sobre los efectos que los automóviles tienen en el medio ambiente.

El Día Mundial sin Coches es el examen, la prueba que demuestra si realmente las ciudades están preparadas para que sus ciudadanos sustituyan sus utilitarios por formas de transporte que no contaminen, o que lo hagan en menor medida.


La ciudad de Valencia cierra al tráfico hoy la Plaza del Ayuntamiento.

Dentro de los esfuerzos de los gobiernos por crear conciencia sobre la necesidad de reducir los niveles de contaminación para frenar el cambio climático, esta iniciativa es de vital importancia ya que incide en la forma de contaminación más grave, y además, es causada directamente por los ciudadanos.

En algunas ciudades este día se integra dentro de la “Semana Europea de la Movilidad Sostenible y Segura”, que se ha celebrado del 16 al 22 de septiembre en algunas de las principales capitales europeas como París, Londres, o Copenhague bajo el lema “Movilidad Inteligente. Economía Fuerte”.

En nuestro país tiene especial importancia la participación de Barcelona y Madrid, que siguen superando los límites permitidos por la OMS de contaminación en el aire sin que las administraciones sean capaces de reducir los niveles de polución hasta los que garantizarían la salud de los ciudadanos.

Esta contaminación tiene como causa principal los gases procedentes de la combustión de los vehículos, por lo que los efectos del Día Mundial sin Coches son de vital importancia.

Y a pesar de que este año recibimos la buena noticia de que, con un 8%, España es el país en el que más está creciendo el uso de la bicicleta, según el Índice Mundial del Ciclismo, todavía queda mucho trabajo por hacer.


Cada día aspiramos 10.000 litros de aire que, si está contaminado, es altamente peligroso para nuestra salud


El Día sin Coches es, por tanto, una manera simbólica de educar al ciudadano. De demostrarle que existen otras formas de desplazarse y de que vea las opciones de transporte sostenible que ofrece su ciudad. No es una iniciativa más, sino que un modelo que se debería aplicar los 365 días del año.

Volver a Artículos