Volver a Artículos

“Todo el mundo quiere que se acabe la pobreza, pero solo si eso no implica perder poder adquisitivo”

Jan, Èric y Roser, miembros de Els Catarres, han hecho este mes de mayo su primera gira por China.
Jan, Èric y Roser, miembros de Els Catarres, hicieron en mayo su primera gira por China.

AMPARO MONTEJANO - 7 de octubre de 2016.


Ha llovido mucho desde que “Jenifer” los lanzara a la fama, y aunque han evolucionado como músicos, su energía y su vitalidad sigue siendo la de los tres amigos que empezaron un grupo de música para “pasárselo bien”.

Jan, Èric y Roser son Els Catarres, y con los conciertos de “L’últim Adéu” se despiden por un tiempo de los escenarios después de 6 años sin parar. Antes de eso, sin embargo, alzarán la voz una vez más en el festival solidario Esperanzah.


1. En nuestro país hay muchos festivales, pero pocos con vertiente social. ¿Qué aporta un festival como el Esperanzah?
Èric: El valor añadido es que la mayor parte de los beneficios son para el desarrollo del barrio de Sant Cosme, en El Prat de Llobregat. Es algo muy directo, un festival cuyos beneficios son para solucionar los problemas del barrio donde se celebra.


2. Sin embargo, a pesar de los años que hace que se celebra no es muy conocido ¿por qué?
Èric: Está hecho desde una perspectiva más social y colaborativa, y quizá no sea su prioridad. Además, el hecho de que la ayuda sea para un barrio de El Prat y no para África, por ejemplo, lo hace menos atractivo a los medios.

Jan: A veces parece que lo que no pasa en Barcelona no pasa en Cataluña, y eso es un problema que se tendría que empezar a solucionar.



“A veces parece que lo que no pasa en Barcelona no pasa en Cataluña, y eso es un problema que se tendría que solucionar”



3. El Esperanzah apoya iniciativas de economía social y solidaria. ¿Creéis que otra economía es posible?
Jan: Totalmente, pero haría falta un cambio de actitud. Todo el mundo quiere que se acabe la pobreza en el mundo, pero solo si eso no implica perder poder adquisitivo. Es una conciencia global que hay que esforzarse por conseguir.

Roser: Es ir contra corriente, porque estos cambios son lentos, y estamos en un momento en el que todo va muy rápido. Además, hay que montarlo de manera sostenible: tú puedes tener tu manera de gestionarte, lo difícil es lograr que más gente lo haga.

Èric: La educación es fundamental. Venimos de un sistema dónde no nos han educado así, pero si se empieza a enseñar el precio real de las cosas y las consecuencias del consumismo, las cosas podrían cambiar.


4. ¿Somos una sociedad concienciada?
Jan: Yo creo que estamos mucho más concienciados que hace veinte años y que el mundo está cambiando a mejor. No sé si por el acceso a la información, pero hay muchas iniciativas que tratan de cambiar las cosas.

Roser: También porque lo tenemos muy próximo. Cuando éramos pequeños, en el cole, nadie era pobre, y ahora sí. Al tener a gente cercana que sufre, te conciencias más.



els catarres tomando conciencia

5. ¿Sois conscientes de la fuerza que tiene un mensaje lanzado por un grupo como vosotros?
Jan: Sí, y transmitir mensajes buenos y responsables a adolescentes siempre será positivo.

Èric: A pesar de que no somos un grupo muy político en las canciones, con nuestros mensajes en redes sociales y nuestra actitud nos mojamos. Además, cualquiera que nos siga sabe que siempre que podemos colaboramos con las iniciativas solidarias que nos proponen.



“Transmitir mensajes responsables a adolescentes siempre es positivo”



6. Deben ser muchas. ¿Cómo hacéis para escoger las causas con las que colaboráis?
Roser: Hubo un momento en el que nos dimos cuenta de que no podíamos hacerlo todo. Llevábamos 3 años haciéndolo, pero no estábamos al 100%, así que decidimos escoger una causa y centrarnosnos en ella. En la gira anterior fue el cáncer infantil. Hicimos una camiseta solidaria, fuimos a ver cómo funcionaba el hospital, dimos conciertos allí y conocimos a los niños.


7. A nivel personal, estas colaboraciones son una gran oportunidad ¿no?
Èric: Es muy enriquecedor. Te pone en perspectiva las cosas que haces y lo que consideras “problemas”. Conocer a esos niños cambia totalmente tu manera de ver la vida.

Jan: Una de las cosas que más me ha gustado de vivir de la música es saber que hay gente que ha hecho suya la canción de “Invencibles”, y te diga: “Pasé un cáncer, oía la canción cada día en quimio, y lo he superado.” Eso no tiene precio.

Èric: Te dan las gracias y piensas: “No. Soy yo el que tiene que dar las gracias porque lo que me das ahora mismo es maravilloso”. Saber que tu música puede tener una repercusión importante para una persona te da unas ganas de seguir enormes.



“Saber que tu música puede tener una repercusión importante para una persona da unas ganas de seguir enormes”



8. El tema de denuncia de este año del Esperanzah es la crisis de refugiados. ¿Cómo veis la gestión que se ha hecho?
Èric: Terriblemente mala, de principio al fin. Europa tiene poder pero no lo utiliza.

Jan: En lo que sí tiene poder es en decidir lo que pasa dentro, y esto también se ha hecho fatal. La guerra de Siria no se soluciona porque nadie tiene el valor de decir a los países que les venden armas que basta ya.


“Siempre que hay un problema la gente se acoge a ideas fachas y populistas y culpa al más débil”


Èric: Alemania ha sido de los pocos que ha acogido a gente, y han perdido apoyo ciudadano. Esto es muy fuerte, porque culpamos a los gobiernos pero hay que ser conscientes de que mucha gente está en contra de acogerlos. Y aquí volvemos a la educación: siempre que hay un problema la gente se acoge a ideas fachas y populistas y culpa al más débil. Es lo más fácil, pero también lo más estúpido.


A lo largo de toda la gira el grupo ha dedicado la canción “L’Odissea" a los refugiados.



9. ¿Creéis que a vuestro público, que es mayoritariamente adolescente, le preocupa esto?
Jan: Sí. Menospreciamos a los adolescentes y a veces te sorprenden y son los más concienciados.

Èric: Los jóvenes son inocentes, y por eso pueden cambiar las cosas. Ellos son el motor del cambio. Cuando te haces mayor te haces más conservador porque tienes más experiencia de cómo funciona el sistema.

Roser: Cuando eres joven no ves los impedimentos, solo los retos y las soluciones, y tienes una energía brutal.


“Los jóvenes son inocentes, y por eso pueden cambiar las cosas”


10. Habéis llamado “L’últim adéu” a los conciertos con los que cerráis la gira. ¿Es un adiós real?
Jan: Nos despedimos de muchos sitios, y el de Barcelona es el último adiós. Nunca habíamos planteado un parón tan largo, que será mínimo, de año y medio. Y será un parón real, descansando. Cada uno hará lo que quiera porque lo necesitamos. Será sano.

Roser: Hemos hecho los discos con prisa. Cuando acabábamos la gira ya estábamos preparando el siguiente. Nos ha ido bien, pero tenemos ganas de hacer algo más tranquilamente. A ver qué se siente.


els catarres tomando conciencia

11. Os despediréis con 7 conciertos muy diferentes en Barcelona. ¿Los grupos necesitáis hacer cosas así de vez en cuando?
Jan: Sí. A pesar de que es un trabajo muy entretenido, acabas cayendo en rutinas. Mola romperlas y hacer cosas nuevas para no aburrirte.

Roser: Cuando llevas 60 conciertos lo tienes todo muy “rodado”. Necesitamos ir cambiado los directos y tener de nuevo “el nervio” dentro.


12. ¿Con qué habéis “tomado conciencia” recientemente?
Jan: A mi me gusta mucho la carne, y desde hace unos meses me preocupa saber de dónde viene y cómo están criados los animales.

Roser: Yo esta semana me encontré a una amiga con la que trabajaba hace años. Al preguntarle si necesitaba algo me dijo que “si le compraba la comida sería genial”. Fue impactante ver a alguien tan cercano en esa situación. No hace falta irte a África, en tu pueblo puede haber gente a la que puedes ayudar.


“Ir a un concierto, y además ayudar es una experiencia completa”


Èric: Con la pobreza. Hace poco hicimos un concierto en Aiguafreda con recogida de alimentos y la respuesta de la gente fue espectacular: se recogieron dos toneladas. La gente quiere ayudar, solo necesita la excusa. Ir a un concierto y además poder ayudar es una experiencia completa, la mezcla de entretenimiento y solidaridad es muy potente.


Volver a Artículos