Volver a Artículos

“Los hombres no hablamos de problemas de salud que puedan afectar a la sexualidad o provocar impotencia”

Foto: Carlos Sanchez-Llibre

AMPARO MONTEJANO – 12 de noviembre de 2015


David Cuspinera lo pasa fatal cada 31 de octubre cuando tiene que afeitarse completamente para empezar su reto Movember. Es el portavoz en nuestro país de esta original fundación que se ha convertido ya en la que más dinero recauda para el cáncer de próstata de todo el mundo. David nos explica todo lo que hay detrás de esta moda del bigote a la que cada año se está sumando más gente


1. ¿De dónde viene la idea de Movember?
La idea nace, como todas las buenas historias, alrededor de una cerveza. Un grupo de amigos australianos pensaron dejarse crecer bigote y a final del mes de noviembre hacer una fiesta.
A partir de esa iniciativa pensaron… ¿por qué no hacerlo más grande y por una buena causa? Y al año siguiente, en 2004, ofrecieron a una fundación de cáncer de próstata los fondos que recaudaran gracias a la gente que les patrocinara por dejarse bigote un mes. Fueron 80.000 dólares, y desde ese momento Movember ha ido creciendo.

2. ¿En qué consiste Movember?
Se trata de afeitarse el día 31 de octubre y dejarse crecer bigote durante el mes de noviembre. ¿Para qué? Para concienciar sobre la importancia de hablar de ciertas enfermedades masculinas silenciadas como el cáncer de próstata o de testículos y que el mes de noviembre sea el de la salud del hombre como lo es octubre de la salud de la mujer.
Movember ha ido recaudando cada año más dinero, y ampliando sus metas a cáncer testicular, salud mental, o inactividad física. El Reto Move, que es una de las novedades de este año, consiste en que cambies tus hábitos durante 30 días para romper con el sedentarismo. Además la campaña de Movember siempre es divertida, pero por algo serio. Por eso gusta e involucra a tanta gente, porque es totalmente diferente a otras campañas sobre el cáncer y logra atrapar.

3. Y con una campaña tan original ¿existe el peligro de que se pierda el mensaje?
Bueno, existe gente que sabe lo del bigote y no sabe el motivo, tenemos mucho camino a recorrer aún. Si pones el lazo rosa encima de la mesa todo el mundo sabe lo que es, el bigote aún no. Pero es que socialmente hay una diferencia muy grande: la mujer está informada, los hombres no saben que 6 de cada 10 va a sufrir cáncer de próstata, ni hay personajes famosos con esta enfermedad que lo digan públicamente. Los hombres no hablamos nunca de problemas de salud que puedan afectar a la sexualidad o provocar impotencia.

4. ¿Existen tabús sobre algunos tipos de cáncer como el de próstata o el de testículos?
Absolutamente. No existen campañas públicas, ni carreras… pero es por culpa de los hombres, que con su actitud marginan estos temas. Veo Movember por muchos años todavía, al menos en España. Hay mucho camino a recorrer.

5. ¿Estamos por detrás de otros países en España?
Bueno… de los 21 países que participan somos el único país latino. Culturalmente hay una distancia muy grande con los países anglosajones o nórdicos donde la gente se implica mucho más en campañas y hace donaciones porque están más concienciados.

6. ¿La solidaridad está de moda?
Puede ser, en nuestro país recaudamos bastante, el año pasado fueron 250.000 euros, y este año a día 10 llevamos casi 60.000€, así que yo creo que nos superaremos.

En Barcelona, la hamburguesería Makamaka es uno de los locales más implicados de la campaña, y en los últimos años siempre ha ocupado los primero puestos del ránquing de recaudaciones de nuestro país. La semana pasada organizaron unShave down en su terraza y ofrecen una carta donde combinan productos y donaciones. Pásate por la Barceloneta para disfrutar de su energía y deliciosa comida y contágiate de su espíritu MOVE.

7. ¿Se está consiguiendo el objetivo de Movember?
Los países donde está muy implantado como EE.UU., Inglaterra o Australia están cambiando, y los hombres pidan ya ir al médico aunque estén bien para hacerse una revisión. Hay una serie de enfermedades que con un diagnostico precoz tendrían mucha menos incidencia.

8. Además, el hecho de que el símbolo de la campaña esté en la cara crea conversación segura.
Segura. Hablas con alguien y, o te está mirando los ojos o te está mirando el bigote. Que alguien se deje bigote genera millones de conversaciones sobre la salud masculina, cosa impensable antes. Y la experiencia que vive la persona que se deja crecer bigote por Movember es increíble. Todo el mundo puede ser Movember adaptando la campaña a su medida.

¿También quieres ser Movember? Nosotros ya lo hemos hecho. Echa un ojo a nuestro equipo, TOMANDO MOVEMBER, y únete a nosotros.

Volver a Artículos