Volver a Artículos

“Con los alimentos que tiramos podríamos alimentar a la mitad de la población que pasa hambre”

entrevista ada parellada
Foto: Carlos Sanchez-Llibre.

AMPARO MONTEJANO - 8 de junio de 2017.


Ada Parellada (Granollers, 1967) es la cocinera del restaurante Semproniana de Barcelona y se ha convertido en una embajadora de la lucha contra el despilfarro alimentario, tanto dentro como fuera de su cocina.

Le preocupa que los alimentos hayan perdido su valor más allá de lo económico, y considera que el despilfarro alimentario es solo la punta del iceberg de un "problemón enorme de sistema".



1. ¿Por qué es tan importante la lucha contra el despilfarro?
Cada vez que descubro alguna realidad sobre despilfarro me indigno más, y me implico más. Las cifras dan miedo, tenemos que hacer algo.

1 de cada 3 alimentos que producimos se tira. Con eso se podría alimentar a la mitad de la población que pasa hambre en el mundo. La primera reacción a esto siempre es social: “podríamos ayudar a mucha gente”. Pero no solo es un problema ético y social, es un problema medioambiental, económico y de valores.


“Las cifras dan miedo, tenemos que hacer algo”


2. ¿Cuál es el motivo de este sinsentido?
Los alimentos han perdido su valor y se han quedado solo con el económico. Además son muy baratos, por eso los tiramos. Caviar se tira muy poco, pero pan y lechuga mucho.

Se tira en toda la cadena alimentaria, pero donde más, el 58%, es en los domicilios, y eso soprende, porque las personas consideramos que somos víctimas del despilfarro.


3. ¿Producimos en exceso entonces?
Producimos suficiente para proveer a nuestro entorno, pero como lo que manda es el precio importamos producto. Me indigna que tiremos nuestro tomate para comprar uno de fuera, porque eso no es sostenible y no tiene sentido social, territorial ni medioambiental. Si empobrecemos nuestro sector primario, abandonarán el campo para venir a la ciudad y el territorio quedará aún más desequilibrado.


4. ¿Cómo se solucionaría esto?
Es muy difícil, porque las soluciones no gustarán a todo el mundo. Es muy “de Trump” decir que no queremos nada de fuera y que cerramos fronteras, pero hay que empezar a hacer algo.

El objetivo sería en 2030 eliminar los vertederos. En 2017 hay que visibilizar el problema y concienciar. Cuando la gente empiece a admitir parte de la culpa, se empezará a actuar.


“Es muy de Trump decir que no queremos nada de fuera, pero hay que hacer algo”


5. ¿Qué deberían hacer las familias para no tirar tanto?
Algo tan sencillo como planificar las comidas y reorganizar la nevera es básico. No se puede comprar “por si acaso”.

También con reaprovechamiento. Hay talleres para enseñar a reaprovechar el trozo de pollo que nos sobra en la nevera. Pero esto es un parche, el problema es el pollo entero que has comprado.


Ada Parellada ha organizado ya tres ediciones de “Gastrorecup”, una cena denuncia en contra del despilfarro alimentario.
Ada Parellada ha organizado ya tres ediciones de “Gastrorecup”, una cena denuncia en contra del despilfarro alimentario.

6. ¿Y desde las empresas?
La redistribución es otra solución. Pero no puede ser solo a través de Bancos de Alimentos, porque esto se gestiona por voluntarios. Hace falta un sistema bien estructurado que recoja lo que se tiraría.

Otra opción son las donaciones de supermercados. Yo no quiero dar a los pobres lo que nos sobra, sino que las empresas fabriquen para dar. Llega un momento en que los costes de fabricar más unidades son mínimos. Esto es la solidaridad y la RSC. Dar lo tuyo, no dar el juguete que tu hijo ya ha roto, sino comprar un juguete nuevo.


“Yo no quiero dar a los pobres lo que nos sobra, sino que las empresas fabriquen para dar”


7. Apoyaste una petición en el Congreso que pedía que se regulen las normativas que permiten tirar la comida sobrante de los comedores escolares.
En los comedores se tira mucho porque reaprovechar la comida es muy costoso y además, los padres no lo valoran. Prefieren que sus hijos coman croquetas hechas expresamente que con el pollo de ayer. Este es el gran paso que hay que dar, un cambio de valores. La gran solución pasa por que las personas rechacemos la abundancia sin sentido.


“La gran solución pasa por que las personas rechacemos la abundancia sin sentido”


8. ¿Predicas con el ejemplo en tu restaurante?
Lo intento. Se trata de educar al cliente para que tire menos. Para eso por ejemplo servimos el plato en tres “tallas” distintas, según el hambre que tenga; ofrecemos directamente a los clientes que se lleven lo que les ha sobrado en un recipiente para llevar y le damos valor al pan, porque considero que está muy devaluado. Yo pongo un pan muy bueno pero caro, y solo se lo sirvo al que me lo pide.




Volver a Artículos