Volver a Artículos

Escocia, primer país en ofrecer productos de higiene femenina gratis


AMPARO MONTEJANO – 12 de julio de 2017.


Han roto la barrera. El gobierno escocés de Nicola Sturgeon ha anunciado hoy que las mujeres y niñas con pocos recursos no tendrán que pagar por los productos de higiene necesarios para la menstruación.


Según ha explicado el diario The Scotsman, el proyecto piloto aprobado hoy se aplicará durante seis meses en siete áreas de la ciudad de Aberdeen y cuenta con un presupuesto de 10.000 libras esterlinas (11.250€).

Una medida pionera en el mundo que tiene como objetivo tratar de paliar la “pobreza menstrual” que impide a muchas mujeres adquirir los productos de higiene necesarios durante el periodo menstrual. Un derecho básico que puede verse limitado por la pobreza, el estigma o el abuso.

La iniciativa ha sido promulgada por la organización sin ánimo de lucro Community Food Initiatives North East (CFINE), que lidera el proyecto en la ciudad de Aberdeen.

Su director, Dave Simmers, ha explicado que su organización ha recibido ya la partida del gobierno con la que prevé ofrecer protección gratuita a 1.000 mujeres de la ciudad.

Las compresas y tampones se repartirán en institutos y en diferentes entidades sociales como Cyrenians, Women's Aid o HomeStart.


“El proyecto prevé abastecer las necesidades de higiene femenina de 1.000 mujeres durante seis meses”


La dificultad de muchas personas para adquirir compresas y tampones, así como el tipo de impuesto con el que se gravan (un 10% en nuestro país), es objeto de debate desde hace años sin que los gobiernos realicen acciones que acaben con esta injusticia que perjudica únicamente a las mujeres.

Este año, sin embargo, la cuestión ha tenido más visibilidad al aparecer en la película I, Daniel Blake, de Paul Laverty, una escena en la que uno de los personajes, por cuestión de necesidad, es sorprendido robando productos de higiene femenina en un supermercado.

Monica Lennon, ministra del partido laborista, afirma que la idea es que los resultados de este proyecto piloto sirvan para poder aplicar la medida en toda Escocia para lograr que las mujeres no tengan que pagar por las compresas y los tampones, independientemente de su situación económica, y “hacer de Escocia un ejemplo para el mundo de la salud menstrual.”



Volver a Artículos