Volver a todos los artículos

Fumar cambia tu ADN, y el de tus futuros hijos


REDACCIÓN – 22 de noviembre 2016.


Las campañas de concienciación sobre el tabaco han logrado su efecto y en la actualidad prácticamente todo el mundo es consciente de su peligrosidad. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional de las Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH) han añadido un dato más.

Fumar de manera persistente provoca alteraciones en el ADN. Estas modificaciones son permanentes e irreversibles, y lo más peligroso de ellas es que aumentan las posibilidades de que las células de diferentes órganos se conviertan en cancerosas.

Además, según el Doctor Manuel Esteller, galardonado recientemente con el Premio Internacional Catalunya, estos hábitos tóxicos causan cambios “epigenéticos” en el ADN que se transmiten a nuestros futuros hijos.


Volver a todos los artículos