Volver a Artículos

GoodAfter, el supermercado de productos a punto de caducar

En Goodafter se venden productos no perecederos como pasta, arroz, salsas o productos de belleza.
En Goodafter se venden productos no perecederos como pasta, arroz, salsas o productos de belleza.

AMPARO MONTEJANO – 21 de diciembre de 2016.


La diferencia entre “consumir hasta” y “consumir preferentemente antes de” es lo que permite un modelo de negocio como GoofAfter, el supermercado que además de hacer ahorrar a los consumidores, lucha contra el desperdicio alimentario.


GoodAfter.com es un supermercado online que ofrece productos que se encuentran cerca del plazo de consumo preferente e incluso, cuya fecha de consumo preferente ha sido sobrepasada con descuentos que llegan hasta el 70% sobre su precio habitual. Esto puede hacer pensar que el consumo de estos productos es peligroso para la salud, pero no es así.

Existen dos tipos de plazos de consumo: por un lado, el que se aplica a los productos frescos como la carne, el pescado o los lácteos, y que tiene la designación “consumir hasta”. Esta es la fecha límite de consumo. Es decir, su venta y consumo no son posibles sobrepasada esa fecha.


"Existen dos tipos de plazos de consumo: consumir hasta y consumir preferentemente antes de"


Sin embargo, por otro lado existen productos que llevan la designación de “consumir preferentemente antes de”. Esta se aplica a todos los productos no perecederos que se encuentran, en un supermercado convencional, a temperatura ambiente.

Estos son los que se venden en Goodafter ya que, como su nombre indica, se trata de una fecha de consumo preferente, no obligatoria. Es la fecha hasta la cual las marcas aseguran la calidad máxima de su producto. La gran diferencia entre ambos es que el consumo del primer tipo de artículos pondría en peligro la salud del consumidor, mientras que en el segundo caso no es así.


"Se trata de una fecha de consumo preferente, no obligatoria ni peligrosa"


Goodafter nació en Portugal y, tras su éxito allí, empezó a hacer entregas también en España en junio de este año. Su misión es, además de permitir el ahorro a los consumidores, luchar contra el desperdicio, ya que “si no existiésemos, el destino más probable para estos productos sería la basura”, explica a Tomando Conciencia Chantal Camps, directora de la empresa.


Chantal Camps de Gispert, directora de Goodafter, en el almacén de productos.
Chantal Camps de Gispert, directora de Goodafter, en el almacén de productos.

Los clientes modelo de Goodafter son, por tanto, personas sensibles al precio, a las que les gusta ahorrar en la cesta de la compra y que, al mismo tiempo, tienen una conciencia verde y les preocupa el desperdicio. “Son los auténticos smart shoppers, nos explica Chantal.


“Si no existiésemos, el destino más probable para estos productos sería la basura”


En un informe de 2011, la FAO advertía de que en el mundo se pierde o desperdicia un tercio de los alimentos producidos cada año para el consumo humano. España es el séptimo país europeo que más comida desperdicia, con un total de 7,7 millones de toneladas de alimentos tirados cada año.

Goodafter trata de hacer bajar estas cifras. Una de las muchas iniciativas que luchan contra el desperdicio, conciencia a los ciudadanos y que, además, permite ahorrar.


Volver a Artículos