Volver a Artículos

Joan Majó, el dietista antidietas

Joan majó es Diplomado en Dietética y Nutrición Humana y desde hace más de diez años ejerzce de “Coach Nutricional”.
Joan Majó es Diplomado en Dietética y Nutrición Humana y desde hace más de diez años ejerce de “Coach Nutricional”.

AMPARO MONTEJANO – 30 de diciembre de 2016.


Joan Majó es un dietista al que no le gustan las dietas, sino el sentido común. Publicó su primer libro en 2010, en un momento en el que, erróneamente, se priorizaba la belleza estética a la salud, nos explica.

Diplomado en Dietética y Nutrición Humana, Joan se aplica los consejos que da a sus pacientes ya que considera que el mundo no cambia con nuestra opinión, sino con nuestro ejemplo.


¿Qué te motivó a publicar el libro “El peso deseado en 11 pasos”?
En 2010 se pusieron de moda mil dietas para adelgazar de una forma que perjudicaba la salud. Y es muy importante priorizar siempre la salud a la estética, porque además, cuando estamos más sanos, nos vemos más guapos.

Una dieta tiene fecha de inicio, fin y restricciones, con lo cual cuando acaba volvemos a los antiguos hábitos y perdemos todo lo ganado.


Haces de ‘coach’ nutricional. ¿Qué función tiene esta figura?
En vez de hacer de dietista, consiste en escuchar al paciente, conocer sus hábitos y modificarle conductas para que sean más saludables. Por ejemplo, las horas de sueño o la velocidad a la que comemos. A veces nos centramos mucho en qué hay que comer o no, y no miramos otras cosas que también son importantes.



¿Nos falta educación alimentaria?
Sí. Es una cosa muy natural y que llevamos haciendo desde los inicios de la historia, pero ha llegado un punto en que tenemos que “reaprenderlo”. Y no hay ningún sitio donde nos enseñen hábitos para lograr el bienestar.


“Ha llegado un punto en que tenemos que reaprender a comer”


¿Introducirlo en las escuelas sería interesante?
Mucho. Hoy en día nos morimos de enfermedades cardiovasculares vinculadas al sobrepeso, la hipertensión, la diabetes o el colesterol, pero no se dedica tiempo a cambiar los hábitos. ¿Por qué? Porque no es es rentable. Lo que interesa es recetar fármacos que el paciente tome de forma crónica.


“Nos morimos de enfermedades cardiovasculares vinculadas al sobrepeso, la hipertensión o la diabetes pero no se dedica tiempo a cambiar los hábitos”


¿Qué te parece la nueva tasa del Gobierno a las bebidas azucaradas?
Estoy totalmente de acuerdo. Como el tabaco y el alcohol, hay que poner impuestos para que el producto sea más dificil de adquirir.

Si miramos el historial de precios vemos que frutas y verduras han subido en los últimos 70 años un 200%; y sin embargo, bebidas azucaras, productos cárnicos y preparados han aumentado entre un 15 y un 20%. Comer bien cada vez es más caro.


Existen alimentos “cancerígenos” o “anticancerígenos”?
No hay que confundir alimentos con medicamentos. Un medicamento, en una dosis pequeña, tiene unos efectos; y un alimento al contrario, en dosis muy grandes puede generar una tendencia u otra. Al final lo importante es el conjunto de lo que hacemos. Con equilibrio y sentido común.


“No hay que confundir alimentos con medicamentos”


¿Estás a favor de las versiones “light” de los productos?
De algunos. Los refrescos sin azúcar o los lácteos como yogures desnatados, leche semidesnatada o quesos desgrasados, son interesantes. Pero de las margarinas o patatas fritas “light” no, porque les quitan algo de calorías, pero siguen siendo productos poco recomendables.


¿La moda del running se nos está yendo de las manos?
Totalmente, pero somos animales de extremos. Hay quien no se movía del sillón y de repente hace Iron mans. El sentido común es estar en el medio. Como es tan nuevo, veremos las repercusiones en el futuro y seguro que serán malas, porque todos los excesos son malos. Incluso el exceso de salud.


“Hay quien no se movía del sillón y de repente hace Iron mans


¿Qué quieres decir?
El exceso de gastronomía enferma al cuerpo. Si yo solo como por placer engordaré y tendré problemas de salud, pero de la misma manera, si solo como pensando en la salud, acabaré teniendo problemas mentales y pueden aparecer trastornos.


¿Cuál sería tu consejo para no cometer excesos en Navidad?
La alimentación tiene 3 funciones: alimentarnos, social y de placer. En Navidad ganan mucho peso las dos últimas. Y hay que hacerlas, porque lo contrario no sería sano.

Sin embargo, yo siempre doy un truco. Las fiestas tienen 7 comidas especiales: Nochebuena, Navidad, San Esteban (en Cataluña), Nochevieja, Año Nuevo, Reyes, y la típica cena de empresa o amigos. Si somos capaces de hacer estas 7 comidas “mal”, pero el resto de días seguimos nuestros hábitos, no cogeremos peso. El problema es que la gente empieza con la cena de empresa el 16 de diciembre y ya no termina de comer mal hasta pasado reyes.



Artículo relacionado con Tomando Conciencia Schools.


Volver a Artículos