Volver a Artículos

“La felicidad no depende de la altura, depende de tu autoestima”

Joan Pahisa fue campeón del mundo de tenis de mesa y bádminton en los campeonatos de personas de talla baja de Míchigan. (Foto: Toni Mateu)

AMPARO MONTEJANO – 26 de febrero de 2016


Joan Pahisa está realizando el doctorado en informática y se considera un deportista nato: es jugador de tenis de mesa, se entrena para hacer maratones en handbike, y desde que empezó a practicarlo a los 8 años, su gran pasión es el baloncesto, a pesar de la contradicción que pueda parecer ya que mide un metro de altura.

Joan es el protagonista del documental autobiográfico Glance Up! (Mirando hacia arriba), que relata su experiencia en los Mundiales para Personas de Talla Baja en Michigan, donde fue el único representante de España ya que nadie le quiso acompañar.


1. ¿Cómo surge la idea de hacer el documental Glance Up!?
En 2013 estaba haciendo una campaña de micromecenazgo para ir a los Mundiales de Talla Baja, y salí en varios medios. Así me conocieron unos productores, y me propusieron hacerlo. Yo lo único que pedí fue que tuviera un enfoque positivo: que mostrara mi historia como es, sin hacerla más dramática ni buscar la lágrima del espectador.

Porque el problema de una persona discapacitada o de unos padres con un hijo que lo es, es que siempre ha recibido mensajes negativos, y lo primero que piensan es: “la vida se me ha ido al garete”. Por eso yo quería hacer un documental que demostrara que una persona con discapacidad puede vivir la vida como se proponga, y que la actitud es muy importante.


“Una persona con discapacidad puede vivir la vida como se proponga”


2. ¿Qué te ha aportado tener un documental?
Sobre todo me ha dado visibilidad. Un documental, si está bien hecho, es una herramienta perfecta para que el mensaje llegue a mucha más gente. Y realmente ha sido útil, porque la repercusión ha sido muy grande y ha servido para mostrar una imagen positiva sobre la discapacidad y las personas de talla baja.

El documental Glance Up! ha obtenido numerosos galardones en festivales de todo el mundo, entre ellos en el Festival Inclús.

3. ¿La talla baja es lo peor de tu discapacidad?
No, de hecho, la talla baja no es casi nada, es lo más visible pero eso solo son centímetros y no importa, si no llegas a un sitio de un modo llegas de otro.

Lo que sí es verdad es que es la parte que te limita más a nivel social. Pero una vez rompes las barreras –cosa que yo hago bastante rápido– a mi no me importa nada la talla baja.


“Una vez rompes las barreras a mi no me importa nada la talla baja”


4. ¿Cuál es el objetivo de la asociación Sports PTB que has creado?
Fomentar el deporte inclusivo entre las personas de talla baja para sensibilizar a la sociedad sobre ellas. El deporte es un gran medio para ser uno más del grupo, por lo que puede ayudar a niños con problemas de integración.

Además yo siempre digo que la inclusión es buena para la gente con discapacidad, pero aún más para los de alrededor, porque el aprendizaje que se llevan cuando todos se integran perfectamente en un equipo es algo que se llevan para toda la vida.



Joan se está entrenando para participar en el maratón de Berlín en la categoría de handbike.


5. También das charlas de motivación y sensibilización sobre la discapacidad. ¿Qué explicas?
La parte más espectacular es el ejemplo de mi experiencia deportiva. Hablo de hacer frente a tus miedos, que son los límites más grandes a los que te tienes que enfrentar. De la importancia de conocerte mucho a ti mismo, perseguir tus sueños, y aprender a pedir ayuda. Coaching para que la gente se ponga en marcha hacia las cosas que realmente les harán ser felices.


“La inclusión es buena para la gente con discapacidad, pero aún más para los de alrededor”


6. ¿Te consideras un buen ejemplo de lo que aconsejas?
Yo no doy una importancia especial a las cosas que hago, pero he visto que realmente mi historia sirve a la gente para aprender a relativizar sus problemas, porque como ven en mi caso, la felicidad no depende de la altura, depende de tu autoestima.

Intento hacer ver que todo el mundo es capaz de hacerse su propia historia “de superación”, porque aunque la palabra suena a algo extraordinario, está al alcance de todos.

7. Las personas de talla baja son un colectivo sobre el que recaen muchos prejuicios ¿por qué motivo?
Hay un montón de estereotipos encima de las personas de talla baja: “el enano de circo” y muchas series y películas en las que sale un enano para reírse de él, y esto son cosas que están muy arraigadas.

Esto obviamente se traslada al colegio, y como los padres tienen miedo a que se rían de sus hijos, los sobreprotegen. Por eso creo que el deporte es una manera de empezar a romper con todo esto.



Joan en su casa de Sant Cugat, en Barcelona. Foto: Lluís Palomino.


8. ¿Notas que la gente tiene miedo a meter la pata cuando trata contigo?
Pasa muy a menudo, sobretodo al principio, que si no te conocen te traten como a un niño por tu estatura. Es típico que te toquen la cabeza, por ejemplo. Yo intento que no sea violento y no regañar, y una vez te conozcan ya se darán cuenta por sí solos.

Creo que si la gente pregunta con naturalidad y sin ánimo de ofender, no hay ningún problema, y si me enfadara querría decir que no tengo aceptada mi situación.

"Por la estatura, es típico que te toquen la cabeza"

9. ¿La talla baja es especialmente difícil durante la infancia?
Sí, cuando voy a dar charlas a colegios veo que las cosas siguen igual que hace 20 años: los niños se ríen y te señalan igual. Aunque ahora se trabaja más la diversidad, hay que hacerlo a nivel práctico.

Pero cuando das la charla, en un momento cambias la visión de esos niños, y cuando salen, si ven a otros que aún te miran raro van, y les explican que soy una persona completamente normal. Ahí es realmente cuando veo que vale la pena, porque si se quedan con eso de pequeños lo llevan para toda la vida.

10. ¿Crees que tu trabajo está contribuyendo a la integración de las personas de talla baja en la sociedad?
Sí. Me doy cuenta cuando padres de niños de talla baja me dicen: “qué bien tu labor, porque si ya te han visto a ti, la gente trata con más normalidad a mi hijo”.

Y es que, aunque parezca algo evidente, haber visto a una persona parecida ayuda. La clave es explicar las cosas con naturalidad, y sin tratar de esconder nada, porque así verán que no es ningún tema tabú.

Volver a Artículos