Volver a Artículos

La Dieta Mediterránea es la mejor pastilla para el corazón

Foto de Pierina Mariani.
Foto de Pierina Mariani.

Un estudio realizado en más de 15.000 personas de 39 países asegura que aumentar el consumo de frutas, hortalizas y pescados en la dieta es tan beneficioso para la salud cardiovascular que incluso reduce el riesgo de infartos, ictus y fallecimientos por causas relacionadas con el corazón.


A veces es mejor prevenir que curar, y este estudio demuestra que en lo relativo a las enfermedades del corazón, una dieta sana puede ser el mejor escudo.

El estudio, publicado en el European Heart Journal, fue realizado con más de 15.000 personas durante casi cuatro años de seguimiento. Y tras analizar los resultados los investigadores afirman que es en esta dirección de fomentar los buenos hábitos alimenticios donde deberían ir dirigidos los esfuerzos para mejorar la salud de la sociedad.


“Nuestra investigación sugiere que deberíamos poner más énfasis en alentar a las personas con enfermedades del corazón a comer más alimentos sanos”


Tras realizar la comparativa entre personas que seguían una Dieta Mediterránea y personas que no lo hacían, los resultados obtenidos evidenciaban una reducción del 7% en el riesgo de infartos, ictus y fallecimientos por causas cardiovasculares en el grupo de los que habían seguido la dieta Mediterránea.


Por cada 100 personas que basaban su alimentación en la dieta Mediterránea, se registraban tres infartos, ictus o muertes menos que en otro grupo que consumía menor cantidad de alimentos saludables


La dieta Mediterránea, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010, permite comer todo tipo de alimentos siguiendo las proporciones de la pirámide alimenticia. Es una dieta especialmente rica en cereales, verduras y hortalizas; con aceite de oliva virgen como única grasa dietética, con un consumo muy bajo de carnes rojas y de vino en cantidades moderadas.


La conclusión principal del estudio, por tanto, y el dato que debería ser transformado en una aplicación práctica, es que algunos alimentos como las frutas, las hortalizas y el pescado reducen el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Un dato que, aunque lógico, probado científicamente confirma que debe transmitirse a la sociedad desde niños para que lo tengan en cuenta a la hora de diseñar su alimentación.


Artículo relacionado con Tomando Conciencia Schools.


Volver a Artículos