Volver a Artículos

Lámparas solares en Zambia, una donación que ha creado empleo

Las lámparas solares amplían las posibilidades trabajar, estudiar y cocinar tras el atardecer.

REDACCIÓN - 28 de abril de 2017.


A principios de 2016 el grupo Velux de lámparas, cubiertas y elementos de decoración donó 14.500 lámparas solares a Senegal, Zimbabwe y Zambia, países que cuentan con grandes áreas sin acceso a electricidad.


Esta acción formaba parte de un proyecto solidario llevado a cabo junto con la empresa social Little Sun, que tiene el objetivo de llevar energía limpia y asequible a los 1,1 billones de personas en el mundo que viven en comunidades sin electricidad, y la ONG Plan Internacional.

Ahora, un año después, el proyecto se ha convertido en un negocio autogestionado que ha dado ocupación a 88 agentes de ventas en Zambia que se dedican a la venta de estas lámparas.



El objetivo de este proyecto era, en primera instancia, mejorar las condiciones de vida de personas que viven en comunidades sin eletricidad ofreciéndoles una fuente de luz que funciona simplemente con la energía del sol.

Sin embargo, la iniciativa va ahora un paso más allá al haberse convertido en un modelo de negocio que podrá generar beneficios para el desarrollo de las 88 familias que se encargan de la venta y distribución de este tipo de lámparas entre su comunidad.


"La iniciativa va ahora un paso más allá al haberse convertido en un modelo de negocio en Zambia"


Según informa la compañía danesa Velux, los agentes de ventas de Zambia han constituído juntos una empresa donde pueden compartir los costes de transporte y aconsejarse mutuamente en el proceso de ventas.

Este modelo organizativo se debe en parte a que la empresá acompañó su donación de lámparas de hace un año con la formación de 150 personas de la región en la venta de las mismas. Hasta ahora los agentes han vendido ya 7.000 lámparas en Zambia.

"Tenemos como objetivo vender 10.000 lámparas al año y expandirlas a más distritos. Barajamos la idea de comprar algunas bicicletas para poder cubrir un área más grande”, afirma el coordinador local Mosses Mkamsamuele.

Para el fundador de Little Sun, el artista Olafur Eliasson, el proyecto está siendo todo un éxito: "Al brindar luz sostenible, segura y asequible, hemos hecho que las personas tengan más independencia”.

Las lámparas solares son una fuente de luz que amplía las posibilidades trabajar, estudiar y cocinar con seguridad tras el atardecer y, además, mejoran la calidad del aire ya que reducen el uso generalizado de linternas que emiten keroseno tóxico a la atmósfera.

Un proyecto que da herramientas para el desarrollo en África y que aprovecha la energía sostenible del sol.


Volver a Artículos