Volver a Artículos

Los recortes de Trump amenazan la lucha contra el sida


AMPARO MONTEJANO – 28 de julio de 2017.


Ayer llegaba a su fin la IX Conferencia Internacional sobre VIH. El evento, que durante 4 días ha reunido en París a 6.000 expertos en la materia ha analizado la situación global actual y los retos y peligros que presenta el futuro.


El encuentro organizado por la Sociedad Internacional contra el Sida (IAS) se ha cerrado con varios datos positivos, como que desde el año 2005 las muertes se han reducido un 50% o que más de la mitad de personas con VIH recibe en la actualidad tratamiento.

La conclusión consensuada por la comunidad de científicos es que después de los esfuerzos y avances realizados desde el descubrimiento de la enfermedad en 1993, nos encontramos en un punto en el que, más que nunca, el incremento de la inversión para la investigación es imprescindible.


“El incremento de la inversión en investigación es ahora imprescindible”


Sin embargo, existe una amenaza que preocupa especialmente a los expertos y así lo han dejado claro durante la Conferencia.

EEUU, principal donante mundial a la lucha contra el SIDA, tiene previsto reducir de forma importante su inversión desde la llegada al gobierno del nuevo presidente Donald Trump.

En el presupuesto de fondos del candidato republicano se proponía una reducción de 300 millones de dólares a la ayuda exterior contra el SIDA, así como 1.230 millones menos a los Institutos Nacionales de Salud, principal entidad destinada a la investigación.

A mediados de junio de este año seis expertos del consejo asesor sobre SIDA norteamericano dimitieron a causa de la “falta de interés” de su presidente en la lucha contra el virus, según afirmaron ellos mismos en su comunicado de renuncia.

Además, según un informe publicado por el Programa de Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (ONUSIDA) y la Fundación Kaiser, la financiación de los gobiernos donantes para apoyar las medidas contra el VIH en los países de bajos y medianos ingresos disminuyó 511 millones de dólares en el 2016, lo que sitúa la cifra en el nivel más bajo desde el 2010.


“La inversión en investigación y tratamientos contra el SIDA se sitúa en su cifra más baja desde 2010”


Esta bajada de fondos general a la lucha contra el SIDA se traduciría, según ha calculado la organización norteamericana AVAC, en 150.000 muertes y un millón de personas cuyos tratamientos quedarían interrumpidos.

En la actualidad, se estima que existen 37 millones de personas seropositivas en el mundo, y la única manera de acabar con la epidemia es seguir investigando hasta lograr la vacuna. Abandonar ahora sería tirar a la basura años de esfuerzo, y condenar irremediablemente a todos los que la padecen.



Volver a Artículos