Volver a Artículos

Planta cara al machismo

Ilustración de Amalia Torres (Instagram @amaliat_art).
Ilustración de Amalia Torres (Instagram @amaliat_art).

AMPARO MONTEJANO – 8 de marzo de 2017.


Las mujeres se están cansando.


El 21 de enero de este año más de 500.000 personas salieron a la calle en Washington para mostrar su desacuerdo contra las políticas del recién elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“La marcha de las mujeres” defendía los derechos de las mujeres ante un presidente machista, pero también exigía el derecho a la salud, a una educación pública de calidad, igualdad de derechos para las personas LGBT, la defensa de las políticas contra el cambio climático y la solidaridad con los refugiados, entre otras cosas.

Tampoco las polacas están dispuestas a renunciar a sus derechos. Por eso, durante el “Lunes Negro” (el 3 de octubre de 2016) salieron a la calle vestidas de negro para protestar contra una propuesta de ley que tenía como objetivo prohibir el aborto.

Volviendo a América, las argentinas dijeron basta el 19 de octubre de 2016, cuando la asociación Ni Una Menos convocó una huelga nacional que secundaron más de 70.000 mujeres para denunciar los altos índices de violencia machista del país.


“En Argentina asesinan a más de 200 mujeres al año”


Esta misma asociación es la que ha convocado hoy el Paro Internacional de Mujeres en el que participan más de 40 países con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Bajo el lema #NosotrasParamos, la asociación feminista ha hecho este llamamiento a un “paro de empleo, cuidados y consumo” de hombres y mujeres para reivindicar la lucha contra la violencia machista, pero también para denunciar otras formas de violencia de género.


Ilustraciones de las artistas Conxita Herrero y P.nitas con motivo del Día Internacional de la Mujer.

En España se realizarán paros al mediodía en algunas de las principales ciudades, y por la tarde, en muchas de ellas se organizan manifestaciones para defender los derechos de las mujeres. La de Madrid, convocada a las 19 horas por el movimiento feminista bajo el lema ”Juntas y Fuertes, Feministas Siempre”, pretende ser una de las más multitudinarias.


“La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

Así lo recoge la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, aprobada en 2004, tras años de lucha del movimiento feminista.

La violencia de género está en el día a día de toda mujer. En la cantidad de hombres que ocupan puestos de dirección en relación al número de mujeres; en la brecha salarial, y en el IVA de lujo de los tampones y compresas.


"La violencia de género está en el día a día de toda mujer"


También cada vez que alguien te hace sentir indefensa al lanzarte un supuesto "piropo" machista cuando paseas por la calle. En los estereotipos asociados a un sexo que la propia RAE define como “débil” y también en una constante presión por parte de la televisión y la publicidad de mantener unos estándares de belleza y delgadez tan peligrosos como alejados de la realidad.

Es violencia de género todo lo que recoge el vídeo “A mi también me ha pasado” de eldiario.es. Dar por hecho que las decisiones importantes las toman los hombres, valorar el físico y la vestimenta de las mujeres que se dedican a la política, o marginar mediáticamente a las mujeres deportistas.


Y también es violencia de género que tan poca gente cuestione a los chicos que se aprovechan o abusan de chicas que están bebidas o drogadas, como analizó tan acertadamente el programa 30 minuts de TV3 del pasado domingo.

Estas son las violencias más peligrosas, porque son las que están naturalizadas, las que nadie denuncia y las que permiten a los verdugos del machismo acabar creyéndose con el derecho de matar a una mujer.

Y así, 23 mujeres en lo que va de año han sido asesinadas por violencia de género. Una terrible cifra que no se alcanzaba desde 2008 y que evidencia, una vez más, no solo que no se está haciendo lo suficiente para acabar con esta lacra, sino que es posible que, incluso, los estímulos que fomentan la existencia de una sociedad machista estén aumentando.

Lo que está claro es que algo no se está haciendo bien. Y que algo hay que cambiar.


Volver a Artículos