Volver a Artículos

Que los Reyes Magos no se dejen ninguna casa

Foto: M. Martín Vicente

La felicidad de los más pequeños el día de Reyes es uno de los recuerdos más bonitos de la infancia… para aquellos afortunados que lo pueden vivir. Así que, ya que no todos los niños reciben la visita de sus majestades, existen maneras de convertirse en rey por un día y ayudarles a repartir esa felicidad que solo un juguete consigue.

Se acerca la Navidad, y con ella todas sus tradiciones. Comidas familiares, turrones, lotería, y regalos, MUCHOS regalos. Tanto de la mano de Papá Noel como del trío más famoso de Oriente, los hogares españoles se llenan durante las fiestas navideñas de todo aquello que pedíamos en nuestras cartas… si hemos sido buenos, claro.

Pero la realidad de muchos niños no es tan sencilla como la publicidad vende. Incluso para algunos que se han portado muy muy bien durante todo el año, los juguetes a veces tienen dificultades para llegar. Y es que existen muchas más realidades: niños que no tienen familia, niños que viven en centros de acogida, y también muchos cuyas familias no tienen los recursos suficientes para “pedir” regalos a los reyes.

Por este motivo, cada año las asociaciones que velan por los más pequeños lanzan campañas de recogida de juguetes. Porque son muchas las casas donde hay cantidades enormes de juguetes que ya nadie usa, y muchos niños que estarían encantados de poder jugar con ellos.

Los juguetes sirven para que los niños se diviertan, sí, pero también son una parte fundamental de su desarrollo y su educación. Además de, por supuesto, hacerles felices. No hace falta ningún motivo más, son niños y se lo merecen.

Así que si en tu casa tienes juguetes de cuando eras pequeño, o sabes que tus primos, hijos, sobrinos o nietos tienen cosas a las que tampoco dan valor ya, ACTÚA. Inicia este movimiento de rotación de juguetes que puede generar mucha felicidad y que no te costará a ti ningún esfuerzo.

Pon un poquito de tu parte por la solidaridad infantil entregando estos juguetes en los cientos de asociaciones y puntos de recogida que, seguro, encontrarás en tu ciudad mucho más cerca de lo que imaginas.

Los juguetes son una parte fundamental en el desarrollo y educación de los niños.

Las parroquias y sedes de Cáritas realizan esta función durante todo el año. También probablemente el Ayuntamiento de tu ciudad, en algunas empresas, y también, por supuesto, diferentes asociaciones y ONGs.

Imagen de la campaña del año pasado de la Fundación Gomaespuma

Cruz Roja lanza cada año su campaña para acabar con esta injusticia. El año pasado, bajo el lema “No es por los juguetes. Tu solidaridad, sus derechos” estableció más de 2.700 puntos de recogida a los que se acercaron miles de personas con sus aportaciones. Este año su iniciativa “Hay muchos juguetes: una manera de ayudar. Pon en forma tu solidaridad” tiene el doble objetivo de recoger juguetes y promover su uso como herramienta educativa.

También Unicef, Aldeas Infantiles o Intermon Oxfam son algunas de las habituales, que además tratan de concienciar sobre la preferencia de que los juguetes estén en buen estado y que no sean de temática bélica.

bueno de verdad este año e incluye en tu carta a los reyes este pequeño gesto que tan poco cuesta y que tanta ilusión puede generar en unos niños que, como todos, lo merecen.

Volver a Artículos