Volver a Artículos

Una enfermedad invisible

Robert Enke llegó a ser uno de los mejores porteros de Europa.
Robert Enke llegó a ser uno de los mejores porteros de Europa.

MARC MAYOLA – 8 de noviembre de 2016.


Lucía “la sonrisa más bonita del mundo”. Ronald Reng, periodista y autor del libro ‘Una vida demasiado corta’, recuerda así la última fotografía de Robert Enke con su mujer y su hija. Días después, el portero de la selección alemana y del Hannover 96 se arrojó al tren para poner fin a su vida. Era el 10 de noviembre de 2009, Enke tenía 32 años y estaba a pocos meses de jugar el Mundial de Sudáfrica como titular de la selección más laureada de Europa. Sin embargo, decidió acabar con un enemigo poderoso que le estaba destruyendo por dentro: la depresión.


“Si pudieras entrar en mi mente solo durante media hora, entenderías por qué me estoy volviendo loco” le dijo Enke una vez a su mujer Teresa. No obstante, todo parecía agua pasada en 2009 cuando el portero internacional vivía un excelente momento profesional y, en apariencia, también personal. “Parece que es algo común en la gente depresiva. Cuando ya han tomado la decisión de quitarse la vida tienen la visión distorsionada de que han encontrado la manera de acabar con su enfermedad. Pero no se dan cuenta de que van a acabar también con su vida. Para ellos es un alivio”, explicaba Reng en una entrevista con Santi Giménez en el Diario As.

“¿Por qué ahora? ¿Por qué me toca ahora?, no lo entiendo”, escribía el propio Enke en su diario ya en 2009 consciente de que entraba otra vez en un túnel oscuro.


“¿Por qué ahora? ¿Por qué me toca ahora?, no lo entiendo.”


Ronald Reng, reputado periodista alemán y amigo de Enke, narra con elegancia y rigor en su libro la tragedia del joven portero. Un drama que ha servido para que “en Alemania se reconozca a los deportistas como seres humanos. Ahora, muchos de ellos confiesan miedos, debilidades y sentirse frágiles. La muerte de Enke cambió la visión del público sobre los deportistas y los que sufren enfermedades mentales lo pueden confesar en público”.


Una imagen del funeral de Robert Enke en el HDI-Arena de Hannover.
Una imagen del funeral de Robert Enke en el HDI-Arena de Hannover.

Para seguir profundizando en este campo, la Fundación Enke ha lanzado una aplicación, EnkeApp, que ayuda a personas con depresión. La aplicación está diseñada para localizar a los afectados y que estos puedan enviar señales de alarma a sus familiares o a las autoridades sanitarias.


La Robert Enke Strasse, dirección del estadio del Hannover 96.
La Robert Enke Strasse, dirección del estadio del Hannover 96.

Esta situación social contrasta con la que vivimos todavía en España. El futbolista del FC Barcelona Andrés Iniesta, campeón del mundo con la selección, relata en su libro (‘Andrés Iniesta, la jugada de mi vida’ escrito por los periodistas Ramon Besa y Marcos López) que durante un tiempo estuvo hundido en una profunda depresión. Un caso que podría servir para romper tabús, pero que no se ha tratado como tal en la mayoría de altavoces mediáticos.


"Andrés Iniesta reconoce en su libro haber sufrido un episodio de depresión que la mayoría de medios no ha tratado como tal"


Gemma Herrero lo explica de manera clarividente en un artículo en El Confidencial: “A pesar de la sinceridad y la gran cantidad de detalles con los que Iniesta describe el calvario por el que pasó, en la mayoría de medios de comunicación que se han hecho eco se ha obviado la palabra depresión. Incluso, se ha llegado a decir a la hora de presentarlo que “a todos nos puede pasar tener un mal día”.”

La realidad es muy dura y convendría no vivir de espaldas a ella. Según estadísticas de la OMS, 350 millones de personas sufren depresión en el mundo. Entre un 8 y un 15% de la población va a sufrir esta enfermedad a lo largo de su vida. La depresión ataca a todos por igual, independientemente del grado de reconocimiento social, éxito profesional o poder adquisitivo.

Hay más. En España, el suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes y según el catedrático y coautor del estudio ‘Crisis económica y salud mental en España’, Miquel Roca, los casos de depresión han aumentado un 19% en pocos años. El presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental añade en una entrevista publicada en El Mundo que “las empresas no suelen disponer de programas de prevención y detección temprana, aunque más del 75% de las personas que tienen problemas de salud mental está en edad de trabajar”.


"350 millones de personas sufren depresión en el mundo. Entre un 8 y un 15% de la población va a sufrir esta enfermedad a lo largo de su vida"


La depresión es un problema de salud universal, en todos los sentidos de la palabra, y todavía no recibe la atención y dedicación que debería por parte de las distintas administraciones y medios de comunicación.

“No olvides estos días”, fue la última nota que dejó escrita Robert Enke en su diario.


Volver a Artículos