Volver a Artículos

Conectados al móvil, desconectados de la vida


REDACCIÓN – 20 de febrero de 2017.


“En el móvil lo tengo todo. Eso es difícil que compita con una conversación con un ser humano al que le huele el sobaco”. Esta frase del experto en innovación Gustavo Entralas fue uno de los titulares que dejó el “Salvados” de anoche que, con un programa dedicado a la adicción a la tecnología, estrenaba su decimotercera temporada.


La noche de los domingos vuelve a contar con “Salvados”, el programa presentado por Jordi Évole que en esta ocasión realizaba un análisis sobre la nueva adicción del siglo XXI: los smartphones.

El psicólogo Marc Masip, especialista en adicciones 2.0., era uno de los entrevistados en el programa, y diferenciaba entre los “nativos digitales” y aquellos que han añadido más tarde los móviles a su día a día.

Sin embargo, explicaba, en ambos grupos hay muchos de ellos que hacen un uso abusivo del aparato. “Si no es una enfermedad médica, es una enfermedad social”, decía. En cuanto a los patrones de conducta para determinar cuando una persona es adicta destacaba el hecho de que tu entorno te acusara de ello, que tú mismo lo negaras, o que tus hábitos de conducta se hubieran visto afectados por el uso del teléfono: “Si nuestro rendimiento y eficacia ha disminuido también es una señal”.


“Si siento nerviosismo por estar sin móvil, tengo un problema” –Marc Masip.


Patrones que el propio Évole reconoció como propios, y que le hicieron, al finalizar la emisión del programa, aceptar el reto del psicólogo de estar 15 días sin utilizar Twitter.


Tuit del periodista Jordi Évole ayer, tras la emisión del programa.

Otro de los temas que se trató en el programa fue la responsabilidad de los padres a la hora de comprar teléfonos a sus hijos. ¿A qué edad es responsable comprar un móvil?, les planteaba Évole. Los 12 años parecía la edad “socialmente aceptada”. Es el momento en el que los niños pasan al instituto y empiezan a realizar trayectos ellos solos. Sin embargo, esto es en realidad una excusa, concluía el psicólogo, ya que esta función de avisar si necesitan algo la podrían hacer con un teléfono sin Internet.

Pero los niños no quieren eso. Quieren smartphones con los que jugar a juegos, hablar por Whatsapp y subir fotos a las redes sociales. Y si no lo tienen, amenazan a sus padres con quedar “marginados” de su grupo de amigos.

Una de las madres entrevistadas hacía la siguiente reflexión: “Negar que existe o prohibirlo es inútil. Asumámoslo, pongamos normas, seamos racionales y aprovechemos todo lo positivo que pueda tener esta herramienta, porque negarlo es absurdo”.


Este es precisamente el punto de partida de nuestro proyecto Tomando Conciencia Schools. Una competición educativa online con la que tratamos de transmitir a los niños hábitos de vida saludables mediante una herramienta que sabemos que les gusta consumir.

Las “normas del juego” y los contenidos, sin embargo, son definidos por pedagogos y expertos en comunicación que utilizan el gran atractivo de esta herramienta tecnológica para educar a los niños con conceptos que mejoren su calidad de vida.

Tomando Conciencia Schools propone también, además, actividades para concienciar a los niños sobre el peligro del uso abusivo de los smartphones.

Uno de los retos que se les propone, con la ayuda de la ex concursante de Masterchef Junior Aina Roglán, es la actividad “Tiempo sin móvil”. En ella los niños tienen que apagar tanto sus teléfonos móviles como los de sus padres en los momentos en los que están reunidos (coche, mesa, sofá, etc.) durante dos días.



La mayoría de respuestas de los niños tras el “experimento” decían que habían notado que hablaban más y que, incluso, habían conocido datos e historias de su familia que desconocían.

El “Salvados” terminó con una entrevista póstuma al sociólogo Zygmunt Bauman que dejó algunas de las mejores frases de la noche, como que "el regalo más importante que puedes hacer a la gente que quieres es el sacrificio de tu tiempo”, u otra, mucho más cruda pero igual de cierta: “Somos solitarios en contacto permanente”.


Volver a Artículos