Volver a Artículos

Solís ahorra 515 millones de litros de agua con el cultivo del tomate

Foto de Dan Golg.
Foto de Dan Golg.

AMPARO MONTEJANO – 3 de febrero de 2017.


En 2014 la multinacional Nestlé se comprometió a cultivar los tomates utilizados para su marca Solís con un sistema más sostenible. Dos años después, el ahorro de agua que este método ha supuesto alcanza los 515 millones de litros.


Hace ya dos años que la multinacional Nestlé lanzó su apuesta por la sostenibilidad a través del tomate Solís, uno de sus productos más vendidos.

Se trata de “Solís Responsable”, una iniciativa que apuesta por un modelo de gestión basado en el uso de materias primas locales procedentes de cultivos que se llevan a cabo atendiendo a criterios de sostenibilidad ambiental.


El tomate frito Solís fue lanzado en 1964 por José Antonio Solís.

Todos el tomate Solís procede de cultivos de la Vega del Guadiana, en Extremadura, y la técnica con la que han logrado este gran ahorro de agua es la instalación de sensores que controlan la humedad del suelo y la etapa de la cosecha. De esta manera, se ha podido hacer un riego más eficiente y se ha logrado reducir un 9% la cantidad de agua necesaria para ello.


“El ahorro de agua se ha logrado con sensores que controlan la humedad del suelo”


Además, la técnica de abonar el campo en función de las necesidades del tomate, y dejar descansar la tierra de manera cíclica ha permitido utilizar un 16% menos de fertilizante.


“En 2016, el volumen de ventas de tomate Solís fue de 26.400 toneladas”


Esta iniciativa, aplicada en las casi 500 hectáreas de cultivos de la multinacional, además de provocar una reducción del consumo de agua y fertilizantes significativa, demuestra que con una revisión de los métodos de cultivo se puede hacer un uso de los recursos muchos más eficiente y por supuesto, sostenible.


Volver a Artículos