Volver a Artículos

Compresas y tampones: el precio de ser mujer

“Aquí, yo sangro”, imagen de la campaña contra los impuestos de los productos de higiene femenina de la organización Bloody Disgrace.

Lujo o necesidad. El debate sobre qué tipo de artículos son compresas, tampones y copas menstruales se vuelve vital cuando el IVA que se paga por ellos va desde un 0% hasta un 10%.


Esta semana el gobierno de Reino Unido llegaba a un acuerdo con la Unión Europea para lograr la retirada del impuesto del 5% que gravaba los productos de higiene femenina hasta el momento.

Esta decisión se produjo después de que más de 300.000 británicos firmaran una petición para pedir la retirada de este impuesto –el IVA mínimo permitido por la Unión Europea– en compresas y tampones. Y gracias a esta decisión, las británicas dejarán ya de pagar este alto precio por ser mujeres.

En España, el IVA que grava los productos de higiene femenina es de un 10%. Es decir, NO se consideran productos de primera necesidad, que tendrían el impuesto “superreducido” del 4%.


En España, el IVA de estos productos es del 10%


Una manera de hacer pagar a las mujeres como capricho algo que es una necesidad básica, y que se convierte en una herramienta para perpetuar la desigualdad entre géneros.

Por este motivo la periodista Celia Blanco inició antes de las elecciones generales una petición en Change.org donde solicitaba a los candidatos a la presidencia que se comprometieran a reducir el IVA de estos productos al 4% si llegaban a gobernar.



La petición lleva ya 135.000 firmas, pero tan solo un político, Alberto Garzón, se comprometió a llevarla a cabo si gobernaba.

“En todo carro de la compra de una familia con mujeres de edades comprendidas entre los 13 y los 55 años no pueden faltar tres productos básicos: tampones, compresas y copas menstruales. Lo usamos una media de 35 años a lo largo de nuestra vida. Son productos de primera necesidad. Entonces, ¿Por qué no se aplica el mismo IVA que al pan, la leche, los libros o los medicamentos?”.


La ONG Bloody Disgrace se encarga de defender esta injusticia a nivel global, con imágenes y mensajes impactantes que hacen pensar, como por ejemplo: “En Inglaterra la carne de cocodrilo no era considerada un lujo, pero sí los tampones”.


Otra de las imágenes de la campaña de Bloody Disgrace que dice: "Es un mundo de hombres".

Tener la regla no es una opción ni un capricho, por tanto, es imprescindible eliminar las barreras a la igualdad, y esta, en forma de impuesto, es una de ellas. Comparte la iniciativa.

#StopTamponTax

Volver a Artículos