Volver a Artículos

Los niños creativos serán adultos felices

Roser Ballesteros y Mireia Vidal forman parte de un revolucionario proyecto de pictoescritura: VoxPrima.
Roser Ballesteros y Mireia Vidal forman parte de un revolucionario proyecto de pictoescritura: VoxPrima. Foto: Amparo Montejano.

AMPARO MONTEJANO – 25 de abril de 2016


VoxPrima es un proyecto que considera que el poder del dibujo es demasiado potente como para restringirlo a la asignatura de plástica. Por eso proponen un ejercicio de creatividad a los niños y, a través de talleres de pictoescritura en las escuelas les animan a escribir a través del dibujo poniendo en marcha todo el potencial de su imaginación.

Su creadora, Roser Ballesteros, y una de las escritoras que está impartiendo los talleres, Mireia Vidal, explican a Tomando Conciencia Magazine los espectaculares progresos que se pueden conseguir en los niños cuando se les da la libertad de crear.


1. ¿Por qué decides crear VoxPrima?
Roser: Yo tengo un hijo disléxico y sé muy bien lo que es pasar por el sistema educativo cuando tu patrón de aprendizaje no es verbal. Esto me hizo pensar técnicas alternativas y, tras viajar y documentarme mucho surgió la idea: había que introducir la creatividad en el proceso de alfabetización de la infancia, pero no como taller esporádico, sino como elemento transformador del sistema.

2. ¿Por qué consideras tan importante la creatividad?
Roser: El mundo ha cambiado mucho y los niños crecen con un impacto visual muy importante: de los teléfonos, los anuncios… Hay estudios que dicen que el 80% de los niños tienen ya una preferencia cognitiva visual. Esto se debería tener en cuenta en el modelo de aprendizaje, pero en la escuela se sigue trabajando mucho desde el lenguaje verbal.

Ilustración Voxprima.

"Hay estudios que dicen que el 80% de los niños tienen ya una preferencia cognitiva visual"


3. ¿Cómo aplicáis el método de VoxPrima en las aulas?
Mireia: Al taller vamos un escritor y un ilustrador, y es un momento mágico. Primero se pide a los niños que imaginen los personajes que quieran mientras el ilustrador los va dibujando. Después se vota, enseñándoles que los que no se eligen tienen el mismo valor que los que sí, y entonces ya se empieza a crear entre todos una historia que se deja a medias.

Esto se convierte en un libro a partir del cual los alumnos tienen que llevar la historia donde quieran con ayuda de talleres de personajes, descripciones o diálogos. Y la parte más importante del proceso es el Pictomapa, que es cuando los niños, ya individualmente, inventan la continuación de sus historias pero no escribiendo, sino dibujando. Con esto aprenden que con todo lo que enriquezcan el dibujo, están enriqueciendo el texto.

niños del colegio L'Olivera, en Sant Cugat del Vallés, con su PICTOMAPA.
Niños del colegio L'Olivera, en Sant Cugat del Vallés, con su PICTOMAPA.

4. ¿Cómo reaccionan los niños?
Mireia: Al principio con sorpresa, porque nadie les ha propuesto un reto así. Parece mentira, pero pocas veces se les da a los niños la oportunidad de inventar.

Normalmente lo que hacen es reproducir cosas: juegan a hacer de médicos, a papás y mamás… pero pocas veces crean algo nuevo. Lo principal del trabajo que hacemos en VoxPrima es que los niños vuelvan a sentir que pueden crear. No los estamos formando para que sean escritores, lo que queremos es que sepan que no tienen que ser médicos o profesores, sino que pueden ser lo que quieran porque tienen poder.


El pintor y dibujante Perico Pastor, poniendo sobre papel las ideas de los niños de la escuela Montserrat de Barcelona.
El pintor y dibujante Perico Pastor, poniendo sobre papel las ideas de los niños de la escuela Montserrat de Barcelona.

5. ¿Qué tiene el dibujo que no tenga la lengua escrita?
Roser: El dibujo es la manera que el niño tiene de representarse. Nada de lo que un niño dibuja es baladí: ni los colores ni las formas, nada, porque el dibujo bebe directamente de sus sentimientos.

Muchas veces en el aula encuentras bloqueo emocional: niños que rayan todo el papel, o que borran mucho. Nosotros nunca juzgamos lo que hacen, les pedimos que nos lo expliquen y vemos como poco a poco los niños van abriéndose.

Mireia: El dibujo es una herramienta de expresión que les es muy fácil y muy suya. Gracias a él rompes muchas barreras idiomáticas, puedes trabajar con niños que hablan otras lenguas a los que escribir les corta la creatividad por miedo a no hacerlo bien o a hacer faltas de ortografía. Esto es algo que nos cuesta hacerles entender porque es lo contrario de lo que se les ha dicho siempre: que no se bloqueen por las faltas de ortografía y que creen libremente.


“Nada de lo que un niño dibuja es baladí”


6. ¿Se está “cortando” la creatividad en las escuelas al ceñirse tanto al lenguaje?
Mireia: Totalmente. Memorizan mucho y la creatividad se ha reducido mucho a plástica. Hay que ir más allá y aplicarlo a “si tengo un problema en la vida, ¿cómo lo soluciono?”.

Roser: El dibujo es algo que se corta muy pronto en la escuela sin darnos cuenta de que es algo fundamental en el proceso emocional del niño porque es un lenguaje que no pasa por el filtro de la razón.

Hay que utilizar la potencia del dibujo como herramienta de aprendizaje. La escritura se plantea de manera muy teórica, con conceptos como la coherencia o la cohesión que para los niños son muy abstractos. Por medio del dibujo, sin embargo, lo ven todo mucho más claro.


"Hay que utilizar la potencia del dibujo como herramienta de aprendizaje"


7. ¿Cómo interpretáis los dibujos de los niños?
Roser: Hay que tener mucho cuidado, y ser conscientes de que si no respetamos el proceso creativo del niño no lo estamos respetando a él. Cuando un niño dibuja está poniendo todo sus sueños sobre el papel, y si por ejemplo le borras su dibujo o le dices que está mal piensa: “no te gusto”.

Por eso nosotros tratamos de dejar la goma de borrar a un lado, porque hay veces que nos preocupa más borrar los errores que producir, y no hay que tener miedo a equivocarse.

8. ¿Cómo reaccionan los profesores a vuestro método?
Mireia: Muy bien. Los profesores son los primeros que sufren el sistema y son conscientes de que no funciona. Al ver los resultados de nuestros talleres muchos adaptan el sistema en otras materias. Es una nueva manera de trabajar, no hacer juicios hasta el final y mover mucho la participación y la creación de los niños.


"Cuando un niño dibuja está poniendo todos sus sueños sobre el papel"


9. A nivel personal, ¿qué os aporta?
Mireia: A mi me hace muy feliz y creo que a ellos les ha aportado mucho también. Porque les escuchamos, y lo más importante, les damos voz. VoxPrima es un espacio que les da libertad y los pone a todos al mismo nivel. Esto puede angustiarles al principio, pero cuando lo superan, crecen.

Roser: A mi el proyecto me ha demostrado que la creatividad es lo que hace que cada uno seamos especiales, y que todos tenemos una historia que contar. Y si este respeto por lo que todo el mundo hace se transmite a los niños desde pequeños, esto deriva en una sociedad más feliz.

Volver a Artículos