Volver a Artículos

World Press Photo 2016: una mirada sobre el drama de los refugiados

Silvia Omedes ante una de las fotografías del World Press Photo del año pasado. Foto: Carlos Sanchez-Llibre.
Silvia Omedes ante una de las fotografías del World Press Photo del año pasado. Foto: Carlos Sanchez-Llibre.

AMPARO MONTEJANO – 10 de noviembre de 2016.


Silvia Omedes es la directora de la Fundación Photographic Social Vision, gracias a la cuál la exposición del World Press Photo llega cada noviembre a Barcelona desde hace 12 años. Su deseo es que siga siendo gracias al público y sus “ganas de saber de manera alternativa” que la muestra continúe ganando visitantes y que, además, puedan desarrollar otros proyectos que interroguen al mundo a través de la fotografía.


1. ¿Dónde nace tu relación con la fotografía?
Photographic Social Vision es una fundación que nace en unas jornadas donde el tercer sector debatía sus retos. Fui con tres amigas y nos llamó la atención que muchas ONG’s decían que gastaban dinero en los proyectos pero no en comunicarlos.

Consideramos que había una gran labor a hacer y vimos que la fotografía era una gran herramienta para crear sensibilización social. Desde entonces hacemos exposiciones para que las historias de los fotoperiodistas lleguen al máximo de gente, talleres para que personas con riesgo de exclusión social se expresen a través de la fotografía, y asesoramos a los fotoperiodistas.


2. ¿Cómo llegáis a capitanear el World Press Photo en Barcelona?
Hace 12 años nos presentaron al director de la fundación holandesa World Press Photo. Al preguntarle que por qué la exposición no llegaba a Barcelona nos dijo, “porque no nos la pedís”. Así que la pedimos, y empezó una bonita amistad entre dos fundaciones, una muy grande con 60 años, y la nuestra, de 16.


“Uno entra en la exposición del World Press Photo de una manera, y sale de otra”


3. ¿Qué acogida tiene en Barcelona?
El número de visitantes crece cada año, la gente sabe que en noviembre llegamos a la ciudad y además en el CCCB, que es una localización perfecta. Es una oportunidad para ver el mundo a través de profesionales que documentan cosas que, de otra manera, no veríamos. El 90% de las fotos que vemos no han sido publicadas aún.


4. A nivel personal, ¿qué supone el paso por el World Press Photo?
Uno entra en la exposición de una manera y sale de otra. El formato expositivo genera diálogo entre fotografía y espectador. La fotografía de prensa informa, emociona y te interroga. Esto último hace que te vincules con las historias y salgas habiéndole dado al coco. Es imposible que veas una foto y leas su pie y no pienses y te actives.


Silvia ante el lema de la exposición en Barcelona, "ver y entender". Foto: Carlos Sánchez-Llibre

5. ¿Qué diferencia el fotoperiodismo del resto de canales informativos?
El fotoperiodismo expuesto tiene un gran potencial. La gente se pasea por la sala al ritmo que quiere, lee las imágenes y los pies de foto y va digiriendo información. Todo lo que el espectador construye fruto del impacto visual e intelectual es algo con lo que se va a casa.

El fotoperiodismo no es entretenimiento, tiene usos y valores concretos. Nuestra Fundación quiere que la sociedad lo tenga claro, porque una sociedad con prensa libre, no censurada y no manipulada es una sociedad con una democracia más sana.


"Una sociedad con prensa libre es una sociedad con una democracia más sana"


6. ¿Qué encontramos en esta edición del WPP?
Como era de esperar casi un 40 % de las fotografías ganadoras tratan el tema de los desplazados de la guerra de Siria.

También hay temas vinculados a los efectos del poder en distintos países como los asesinatos en América Latina, o una gran historia sobre mujeres que han sido abusadas por los cuerpos militares americanos.

Dentro de las historias sobre el medio ambiente, se pone la lupa sobre China como uno de los países que menos controla las emisiones de gases tóxicos.

Hay también dos fotógrafos de nuestro país: Daniel Ochoa de Olza y Sebastián Liste. Ambos con proyectos muy sociológicos. El de Ochoa de Olza es sobre Las Mayas en el Colmenar Viejo, que es una tradición de vestir a las niñas para ser escogidas en una comunidad madrileña. Liste ha dado la cámara a colectivos desfavorecidos en una comunidad de Brasil para que se autodocumenten.

En la categoría de “largos reportajes” destaco el proyecto de Nancy Borowick sobre la enfermedad de sus padres. Una pareja con cáncer y que en 12 meses fallecieron ambos.


"Casi un 40 % de las fotografías ganadoras tratan el tema de los desplazados de la guerra de Siria"


7. El lema de la exposición es “Ver para entender”, ¿por qué?
Son dos palabras que nos ayudan a reforzar la idea de que ver fotos te ayuda a comprender el mundo y a ti mismo. Esta exposición está llena de historias que no necesariamente están hablando de conflicto o países en vías de desarrollo, hay de todo.


© Warren Richardson - 'Hope for a New Life' es la foto ganadora de la edición del World Press Photo de 2016.

8. ¿Qué tiene la foto ganadora para ser la escogida?
Como creo que no podía ser de otra manera, trata el tema de los refugiados, y es muy impactante porque es una foto borrosa que habla de la urgencia y la necesidad con la que la gente está cruzando las fronteras.

Retrata a un padre que intenta pasar a su hijo recién nacido por debajo de una alambrada en una de las frontera de Hungría. E impresiona porque además de hablar de un hecho noticiable, refleja la esperanza de llegar a una nueva vida en Europa.


Hasta el 11 de diciembre puedes ver en el CCCB esta exposición que acoge las 155 fotografías ganadoras del prestigioso premio de fotoperiodismo.


Volver a Artículos